Merecido retorno

Impremedia

El regreso de los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara me da mucha alegría. El equipo universitario siempre fue uno de mis favoritos porque siempre se caracterizaba por su juego aguerrido y sus jugadores humildes.

Me identificaba con los Leones Negros porque dejaban una genuina sensación de que le tenían amor a la playera. La UdeG siempre competía gracias a esa actitud de coraje y orgullo propio. En ese ambiente surgieron grandes figuras que dejaron huella en el balompié mexicano.

En la época que me tocó verlos recuerdo nombres como Jorge Dávalos, Víctor Rodríguez, Daniel ‘Travieso’ Guzmán, Humberto Romero ‘Romerito’, este era uno de mis favoritos porque a pesar de su pequeña estatura era una pesadilla para los oponentes. Otros eran Octavio Mora, un delantero con una insaciable hambre de gol, y Alfonso Sosa, el legendario ‘Poncho’, uno de los más finos jugadores y el responsable de que hoy los felinos estén una vez más en Primera. Además Luis Felipe Peña, Martín Vázquez, Luis Flores y el gran arquero Víctor Manuel Aguado.

Bajo la conducción del timonel Alberto Guerra escribieron historia pero cuando la UdeG ya andaba dando patadas de ahogado a principios de los 90 me encontraba en Juárez, Chihuahua, y dio la casualidad de que los Leones Negros se iban a enfrentar a las Cobras de Ciudad Juárez.

Los Leones Negros fueron goleados por las Cobras, el defensa Fernando Quirarte salió expulsado junto con el entrenador Guerra y así los felinos comenzaban a dar sus pasos a la Segunda Dvisión. Fue un día triste ver a los universitarios entregados de esa manera y un triste adiós para mí que siempre los admire. Ahora que regresan de la mano de Sosa estoy cruzando los dedos para que logren conseguir el apoyo financiero y puedan quedarse en la Perla Tapatía.

El trabajo que hicieron para ascender a Primera es ejemplar y los jugadores que lograron la hazaña merecen su día en el máximo circuito. Ojalá que así sea y bienvenidos Leones Negros, ha sido una larga espera de 20 años para volverlos a ver.