Hispana enterrada viva en NJ murió de asfixia

Carlos Alicea-Antonetti (36) y Ramón Ortiz (57) fueron acusados por el crimen

Hispana enterrada viva en NJ murió de asfixia
El día de su desaparición, Pérez llevaba $8,000 en efectivo para comprar un coche.
Foto: YouTube

NUEVA YORK – Dos hombres de origen latino fueron acusados por el asesinato de una mujer a la que presuntamente enterraron viva y cuyo cadáver apareció este miércoles en una zona rural del estado de Nueva Jersey.

Carlos Alicea-Antonetti, de 36 años, y Ramón Ortiz, de 57, fueron acusados formalmente el jueves en un tribunal de Camden por la muerte de Fátima Pérez, de 41 años, según publicó ayer el periódico Daily News.

Los dos acusados se declararon no culpables de los cargos presentados en su contra y permanecen bajo arresto a la espera de juicio, después de que el juez impusiera una fianza de cinco millones de dólares.

Los familiares de Pérez, madre de dos hijos, habían denunciado su desaparición el lunes por la tarde y su cadáver fue encontrado en una zona rural de la localidad de Monroe, en el citado condado.

El cuerpo sin vida de la mujer apareció con la boca y los ojos cubiertos con cinta aislante y todo apunta a que falleció de asfixia, según detalló la asistente del fiscal del condado, Christine Shah.

El día de su desaparición Pérez llevaba $8,000 en efectivo para comprar un coche que había visto en un anuncio del portal Craigslist y aceptó que Alicea-Antonetti le llevara en su furgoneta al lugar de la compraventa.

En su primera declaración a los investigadores, Alicea-Antonetti aseguró que, esa mañana, tuvo una discusión verbal con Pérez y que zanjó vendándole los ojos y la boca con cinta aislante acompañado por Ortiz, según detalla el diario local Courier Post.

Este último, por su parte, indicó que la mujer ya estaba vendada cuando entró en la furgoneta y que Pérez le ordenó que cavara una fosa en una zona rural de Monroe, donde enterraron a Pérez aún con vida y cubierta de cal.

Dos días más tarde, los dos hombres fueron detenidos por las autoridades en un motel de carretera y, según el mismo diario, en el momento del arresto Alicea-Antonetti tenía unos $7,000 en efectivo.