Curso Clemente expande las mentes de muchos

Curso Clemente expande las  mentes de muchos
Más de 10 mil estudiantes han tomado un curso Clemente, que ofrece a los jóvenes de bajos recursos acceso a asignaciones como filosofía, historia del arte y literatura.
Foto: edlpgerardo romo

Nueva York — Por años, la madre puertorriqueña Milagros Hernández (30) subestimó sus aptitudes afirmando no ‘tener madera’ para la universidad. Graduarse de la secundaria fue un desafío que la hizo renunciar a las aulas.

El otoño pasado, la residente de Harlem retomó su educación animada por las facilidades del Curso Clemente en las Humanidades (http://clementecourse.org/), un programa gratuito fundado en 1995 enfocado en adultos jóvenes de comunidades marginadas.

El plan de estudio semestral, de nivel universitario, ofrece a sus graduados seis créditos para continuar su educación superior. Filosofía moral, historia del arte, historia de Estados Unidos y escritura y pensamiento crítico son las asignaciones que fortalecen a los estudiantes para competir en el mercado laboral.

“Puedes crecer en este país y hablar el idioma, pero eso no significa que tu gramática será excelente”, dijo Hernández. “Este curso mejoró notablemente mis aptitudes de escritura. Es un avance que sorprende en mi trabajo”.

Milagros tiene el beneficio de una guardería gratuita para su hija de dos años como parte de las facilidades del curso.

En Nueva York, la organización The Children’s Village y la universidad de Columbia, en colaboración con catedráticos de City College y Bard College, acogieron el programa que se imparte en más de una decena de ciudades del país.

“Tenía el deseo de continuar educándome, pero no podía cubrir el costo. Mi hijo está por ingresar a la universidad y su futuro es mi prioridad”, comentó el puertorriqueño Josué Ramos (44), empleado de The Fortune Society. “El Curso Clemente es un efectivo formador. Expandió mi visión y mi pensamiento analítico”.

La dominicana Lucy Santana (30), empleada de The Children’s Village, comentó que gracias al programa venció su temor de matricularse en la universidad.

“El inglés es mi segundo idioma y pensé que no sería capaz de entender un lenguaje académico, pero los catedráticos me dieron confianza”, apuntó. “Estoy lista para la educación superior”.

El profesor David Kittay, director del programa y catedrático de la Universidad de Columbia, no ocultó su emoción acerca de la graduación de sus 26 estudiantes.

“Es magnífico para los adultos jóvenes que desean actualizar su formación, pero no pueden afrontar el alto coste. El programa apuesta por el pensamiento analítico y el estudio de la condición humana”.

El dominicano Juan Balderas (20), estudiante de LaGuardia College, coincide con su profesor.

“Veo la ciudad con otros ojos, encuentro los detalles que antes pasaban inadvertidos. Puedo distinguir el estilo arquitectónico de un edificio y disfrutar de su belleza”.

El próximo curso iniciará en octubre y se espera que más estudiantes se matriculen.