Wells Fargo refuerza su apoyo a pequeños negocios

Nueva York— Montar un pequeño negocio es duro, pero la mayoría de los que lo han hecho no se arrepienten y lo harían de nuevo si tuvieran que empezar desde el principio. Incluso tras la Gran Recesión, este sentimiento no ha cambiado según se desprende de la encuesta de Wells Fargo y Gallup que se hizo entre marzo y abril.

En esa misma encuesta, los emprendedores afirman que cuestiones financieras como tener financiación a crédito o acceso a fondos son algunos de los retos que dificultan sus esfuerzos.

Con la idea de facilitar las cosas a los emprendedores pertenecientes a grupos minoritarios, Wells Fargo ha llegado a un acuerdo con la National Urban League y la Cámara de Comercio Hispana de EE.UU. para presentar una serie de talleres y seminarios para pequeñas empresas en algunas ciudades del país. Con los talleres se quiere ayudar a los emprendedores a iniciar una empresa, acceder a capital, entender el mercadeo, entre otras cosas.

El programa proporcionará recursos educativos y apoyo adicional a programas locales que benefician a comunidades de pequeñas empresas de grupos minoritarios como los Centros de Iniciativa Empresarial de la National Urbal League en Los Ángeles, Houston, Filadelfia, entre otras ciudades.

Además de la educación financiera, la entidad ha puesto en marcha una iniciativa llamada Wells Fargo Works for Small Business con el objetivo de asesorar y dar servicio a pequeñas empresas. Ello incluye un concurso nacional en el que los dueños de empresas pueden competir para ganar hasta $25,000 y asesoramiento a la medida de sus empresas.

El banco, consciente de los problemas financieros que afectan a la mayoría de los emprendedores, anunció hace unos días que extenderá un total de $100,000 millones en nuevos préstamos hasta 2018 para pequeñas empresas con menos de 20 empleados. Esta cantidad duplica la que comprometió a este tipo de negocios en los últimos tres años.