Conquistador: Julián Castro, estrella ascendente del firmamento latino, va a Washington

Nombrado para el gabinete de Obama, el alcalde de San Antonio tiene delante una posible candidatura a la vicepresidencia en 2016

Washington.- A Julián Castro, alcalde de San Antonio desde 2009, se le acredita con la trayectoria de desarrollo económico de esta urbe. Su próximo reto podría traerlo a Washington a enfrentar otras pruebas de fuego como próximo secretario de Vivienda (HUD) en el gobierno de Barack Obama.

Castro pretendía terminar su tercer mandato al frente de la séptima ciudad más grande de EEUU hasta 2017, pero el Presidente le ha cambiado los planes al nombrarlo este viernes como próximo titular de este ministerio.

Según la Casa Blanca, Obama cree que Castro no solo es “ejemplo del Sueño Americano” –nació en San Antonio en el seno de una humilde familia mexicoamericana– sino que demuestra que “está listo para un papel nacional”.

De hecho, Castro ha sido bautizado como el “Obama latino” por las experiencias de vida que comparte con el mandatario: ambos son telegénicos y carismáticos; ambos fueron criados por una madre divorciada, y educados en prestigiosas universidades gracias a las leyes de Acción Afirmativa que favorecían a comunidades minoritarias.

Castro, de 39 años, es uno de los alcaldes más jóvenes de EE.UU. y, desde su début nacional en 2012 como orador principal de la Convención Demócrata, ha captado superlativos que lo ponen en la lista corta de posibles candidatos a la vicepresidencia en 2016, o más adelante, como el futuro primer presidente latino.

Si el Senado confirma su candidatura, Castro será el tercer latino en el gabinete presidencial, después del secretario de Trabajo, Tom Pérez, y la titular de la Administración de la Pequeña Empresa (SBA), María Contreras-Sweet. Castro llevaría las riendas de una agencia federal con 9,000 empleados y un presupuesto anual de unos 46,600 millones de dólares, en reemplazo de Shaun Donovan, quien pasará a dirigir la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB) de la Casa Blanca.

A su vez, Donovan reemplazará a Sylvia Mathews Burwell, quien aguarda confirmación como secretaria de Salud, sustituyendo a la saliente Kathleen Sebelius.

Una estrella ascendente del Partido Demócrata, como lo fue Obama en 2004, Castro ha ido llenando su hoja de vida con logros importantes en la ciudad de San Antonio, donde los latinos conforman poco más del 63% de la población.

Aunque se ha enfocado en asuntos como la educación, la “economía verde” y el fomento de las artes, su éxito más notable ha sido revitalizar áreas pobres mediante la iniciativa federal “Zonas de Promesa”.

Sin embargo, su puesto es principalmente ceremonioso, porque las decisiones las toma el gerente de la ciudad.

Inmediatamente después del anuncio oficial de su nombramiento, organizaciones hispanas como NALEO y la Cámara de Comercio Hispana, han pedido su pronta confirmación.

Graduado de las prestigiosas universidades de Stanford y Harvard, Castro inició su carrera como abogado y posteriormente fue concejal del municipio de San Antonio entre 2001 y 2005.

Junto a su hermano gemelo, el legislador demócrata por Texas, Joaquín Castro, ambos heredaron la maquinaria política que su madre, Rosie Castro, activista del movimiento chicano, construyó en la década de 1970 en zonas pobres del lado oeste de San Antonio.

Pero junto con los elogios, el anuncio generó varios ataques republicanos, como los del Comité Nacional Republicano (RNC), que señalan su escasa experiencia política.

En su crítica a Castro, el RNC destacó un informe del Inspector General del HUD, que determinó que entre 2009 y 2011, la ciudad de San Antonio repartió contratos de remodelación de complejos residenciales por 2,5 millones de dólares sin el debido proceso de licitación competitiva, e hizo uso indebido de fondos para reparar algunas viviendas que, contrario a los requisitos de la agencia, no fueron entregadas a personas de bajos recursos.