Impunidad en masacre de jóvenes

Impunidad en masacre de jóvenes
Familiares de los jóvenes asesinados en el bar Heaven mientras participan en sus funerales en Ciudad de México.
Foto: efe

México —Silencio, esa es la respuesta que los familiares de los trece jóvenes desaparecidos hace un año en un bar de la capital mexicana reciben cada vez que van a preguntar por las investigaciones; no hay nadie que les diga por qué mataron a sus hijos en esta urbe que presume de estar libre del crimen organizado.

“Se llevaron y asesinaron a personas, no se llevaron a unos pajaritos de una jaula. Se llevaron seres humanos que son nuestros hijos y queremos justicia, que se sepa qué fue lo que pasó y por qué. Ya va a ser un año y no sabemos nada.”

Es Julieta González, madre de Jennifer Robles, una de los trece jóvenes que desaparecieron el 26 de mayo de 2013 en un bar ubicado a pocos metros del Ángel de la Independencia, el símbolo de la capital mexicana.

Sucedió a plena luz del día, en “el Heaven” que acabó dando nombre al caso, un “after hour” en el que los jóvenes estaban cuando recibieron un aviso de que iba a haber una redada policial y, al salir a la calle, fueron secuestrados.

Los cuerpos de los jóvenes aparecieron en agosto pasado en una fosa clandestina en el Estado de México.

Con 24 detenidos por este caso que conmocionó a la sociedad mexicana, los familiares no sienten que haya terminado, sino que más bien la historia acaba de empezar.