Cinco síntomas que no debes ignorar

El dolor en tu cuerpo es un indicador de que algo anda mal. Haz caso de esas advertencias.

Guía de Regalos

Cinco síntomas que no debes ignorar
Hay ciertos dolores que debes atender de inmediato.
Foto: Dolor abdominal por Tina Franklin, disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/97481684@N08 / 13769051423/

Existen muchas dolencias y síntomas que no necesitan tratamiento ni tampoco de atención médica, como los resfriados comunes ocasionados por un virus y se curan solos a los cinco o siete días sin ningún tratamiento de antibióticos. Pero sí existen algunos síntomas a los cuales hay que darles especial atención porque pueden esconder graves dolencias que necesiten ser tratadas.

Hay grandes probabilidades de que sea una migraña. Pero si el dolor es muy severo (un dolor que nunca hayamos sentidos antes), se intensifica y viene acompañado de otros síntomas como alteraciones visuales o dolor de estómago hay que poner atención. También puede tratarse de:

  • Un aneurisma se ha roto, es decir, se rompe una arteria en tu cerebro y esto requiere atención inmediata.
  • Meningitis: dolor de cabeza por lo general acompañado por tortícolis, fiebre y alteraciones del estado mental.
  • Cefalea cardíaca: un desorden por el que al corazón llega muy poca sangre y se manifiesta como dolor de cabeza.
  • Arteritis temporal: una enfermedad poco frecuente en la cual las células inmunes invaden las paredes de las arterias que irrigan sangre a la cabeza generan cefaleas, fiebre y dolor al hablar o masticar.

Comúnmente nos sucede luego de una suculenta comida o algo que no nos ha sentado bien. Pero si sabes que tienes riesgo de padecer enfermedades del corazón, puede ser una angina de pecho o incluso un infarto. Un infarto se acompaña de otros síntomas como presión en el pecho, dolor de garganta, fatiga y dificultades para respirar. Debes pedir asistencia médica de inmediato.

Si sientes grandes molestias, como una punzada aguda cuando consumes alguna bebida fría, puede que tengas el tejido dentinario expuesto por tener las encías retraídas debido, entre otras causas, a una higiene dental deficiente o, incluso, excesiva (demasiada presión y frecuencia en el cepillado). Consulta con tu dentista.

Este dolor, y más aún si está centrado en el ombligo, puede indicar un aneurisma aórtico: una protuberancia que se crea en la arteria aorta, con frecuencia en la zona abdominal y que se ha roto. También puede tratarse de:

  • Una víscera perforada (un agujero en el intestino, el estómago u otro órgano hueco) debido a una úlcera.
  • Isquemia intestinal: sucede cuando se reduce o se detiene el flujo sanguíneo hacia los intestinos y deja a los tejidos sin oxígeno suficiente. Estas afecciones son potencialmente mortales y requieren de atención médica inmediata.
  • Puede tratarse también de cálculos en la vesícula o diverticulitis que es la inflamación o infección en el intestino grueso. Si el dolor se ubica en el cuadrante inferior derecho del abdomen y empeora gradualmente puede tratarse de apendicitis.

La pérdida de un 5% del peso corporal en un período de seis meses puede tratarse de la presencia de cáncer. El 36% de los pacientes con cáncer experimentan pérdida de peso.

Trastornos endocrinos (especialmente el hipertiroidismo) son otra causa común de pérdida de peso. Este trastorno se acompaña de síntomas como sudoración, agitación, aumento del apetito y dificultades para concentrarse.

También puede ser diabetes, cuando la pérdida de peso es acompañada de fatiga, micción frecuente, sed extrema o hambre.

Enfermedades gastrointestinales como la enfermedad celíaca y la enfermedad inflamatoria intestinal causan también pérdida de peso. Se les suman otros síntomas como la diarrea y el dolor abdominal.

Toma en cuenta que este artículo tiene un propósito informativo. Para recibir información y un diagnóstico adecuado siempre debes consultar a tu médico.