Masacre en Isla Vista: Presentan reformas al control de armas en California

Familiares y conocidos podrían notificar a las autoridades de que alguien es propenso a la violencia, según la propuesta de ley, y hacer que se le confisquen sus armas.

Guía de Regalos

Masacre en Isla Vista: Presentan reformas al control de armas en California
Elliot Rodger fue señalado por las autoridades como el autor de los disparos y como una de las 7 personas que murieron en la masacre de Isla Vista.
Foto: EFE

Legisladores de California presentaron hoy un proyecto de ley contra la violencia con armas de fuego.

Con la iniciativa “Orden de restricción contra la violencia armada”, legisladores estatales proponen modificar el sistema para permitir que familiares o amistades de puedan notificar a la policía de alguien propenso a la violencia.

Según la propuesta de ley, las autoridades policiales podrían buscar una orden de un juez una vez hecha la denuncia para que se les autorice a confiscar las armas de fuego que tenga esa persona y prevenirla de cualquier otra adquisición.

La ley que rige actualmente permite que el proceso se inicie sólo cuando terapeutas notifican a la policía que un cliente está en riesgo de cometer un acto violento. Miembros de la familia pueden llamar a la policía, pero si no se ha cometido un crimen o la persona no cumple con criterios para un confinamiento civil involuntario para el tratamiento de salud mental, no hay nada que la policía pueda hacer.

“Cuando alguien está en crisis, las personas más cercanas a ellos son a menudo los primeros en detectar signos de alerta”, dijo la asambleísta Nancy Skinner, demócrata de Berkeley.

“Los padres que trataron de intervenir en el reciente incidente, merecen una herramienta eficaz con la que puedan actuar para ayudar a prevenir estas tragedias”, agregó.

Los estudiantes y personal de UC Santa Barbara recordaron a George Chen, James Cheng y David Wang, quienes fueron asesinados a puñaladas en el complejo de apartamentos donde vivían el viernes por la noche por su compañero de cuarto, Roger Elliot. Elliot continuó tiroteando a las personas a través de Isla Vista, y mató a los estudiantes Veronika Weiss, Katie Cooper y Chris Martínez, antes de suicidarse.

Skinner es coautora del proyecto de ley junto con el asambleísta Das Williams, demócrata de Santa Bárbara, y el senador estatal Hannah Bet Jackson, demócrata de Santa Barbara.

“El incidente trágico en mi ciudad natal de Isla Vista no es una consecuencia de las leyes de armas en su defecto”, manifestó Williams.

“Más bien, es un terrible ejemplo de cómo nuestras leyes de salud mental y de las leyes de control de armas no están trabajando juntas”, puntualizó.

Además, los demócratas en el Senado estatal han anunciado que este día presentarán un conjunto de propuestas de políticas de salud mental y de presupuesto en Sacramento.

Estas para abordar la asistencia sanitaria mental dentro del sistema de justicia penal de California, la reincidencia y la seguridad pública”, según el líder del Senado, Darrell Steinberg.

“El paquete incluye una propuesta para fortalecer y aplicar los protocolos estatales para ayudar a la policía a identificar lo más pronto posible signos de enfermedad mental”, se indicó.

Alrededor de 20,000 personas asistieron hoy al homenaje por las víctimas del ataque ocurrido el viernes pasado en la localidad universitaria de Isla Vista y exigieron a los políticos que lleven a cabo las medidas necesarias para evitar muertes de ese tipo.

Richard Martínez, padre de Christopher Michaels-Martínez, una de las víctimas del ataque, protagonizó el momento más emotivo del acto organizado en el Harder Stadium de la Universidad de California en Santa Bárbara.

Primero ejerció como portavoz de las familias de otras dos víctimas (Weihan Wang y Cheng Yuan Hong) y leyó sendos comunicados en los que se reclama que “es hora de frenar la violencia de las armas” y de “vivir en una tierra sin que exista el miedo”.

Después, y tras un alegato propio, Martínez levantó el brazo en alto y pidió a todos los asistentes que, si estaban de acuerdo con su mensaje, se pusieran en pie y gritaran lo más fuerte posible la frase “Not One More” (“ni uno más”), en alusión a las muertes por arma de fuego en Estados Unidos.

Los asistentes accedieron y así lo hicieron hasta en tres ocasiones. “Quiero que lo escuchen en Washington”, dijo Martínez.

Pocas horas después de que se produjera el ataque de Rodger, Martínez, en rueda de prensa, culpó de la muerte de su hijo a “los políticos cobardes e irresponsables, y a la NRA (Asociación Nacional del Rifle)”.

(Con información de Notimex y EFE)