Obama, los Republicanos y el homicidio

Los republicanos nos han indicado qué tipo de campaña quieren en las elecciones de este noviembre y en las de 2016, cuando se elegirá un nuevo presidente americano.

Podrían insistir en un debate sobre la economía. Obama asumió el poder pocos meses después del comienzo de la crisis financiera, manejando una situación complicada con medidas extraordinarias. Vale la pena preguntar si estas medidas – un estimulo fiscal y nuevas regulaciones financieras, por ejemplo – resultaron en una recuperación aceptable.

Para ese debate los republicanos nos tendrían que convencer que lo hubieran manejado mejor. No cabe duda que la economía sigue herida y muchos siguen sufriendo. Pero también es cierto que en los últimos meses la economía ha eliminado todo el desempleo causado por la crisis. Hoy más americanos trabajan que en cualquier otro momento. Un debate sincero sobre la economía es un debate que podrían perder los republicanos.

¿Qué tal un debate sobre los méritos de Obamacare? Es una reforma complicada, con implicaciones impredecibles y que tuvo una inauguración desastrosa. Pero hoy millones de americanos tienen una seguridad médica que antes no lo tenían. También es otro debate que podrían perder.

En vez de invitar debates que podrían perder, parece que muchos republicanos prefieren acusar al presidente de ser un asesino.

Por eso critican el arreglo para liberar al soldado liberado por los talibanes Bowe Bergdahl en un canje de prisioneros, diciendo que murieron soldados buscándolo y que los prisioneros liberados de Guantánamo matarán de nuevo.

Por eso insisten que por el mal manejo del gobierno murieron veteranos esperando ayuda médica.

Por eso piden, otra vez más, que se investigue lo que pasó en los ataques en Benghazi en 2012, donde murió el embajador americano en Libia y otros tres americanos.

Cuando los republicanos tienen tanto interés en insinuar que Obama es responsable por estas muertes, hay que preguntar: ¿Es verdad que el presidente es un criminal? ¿O será que los republicanos quieren evitar debates más sobrios, como sobre la economía y Obamacare porque saben que podrían perder esos debates?