Pendientes de los robos de salarios

El contralor dice que falta velocidad para resolver casos

El Departamento de Trabajo no está siendo rápido con sus investigaciones en los casos de robos de salarios a trabajadores por parte de empresarios. Y hay miles de ellos sin resolver.

Esa es una de las conclusiones de la auditoría que el Contralor del Estado de Nueva York, Thomas DiNapoli, ha hecho sobre esta cuestión que afecta a miles de trabajadores, muchos de ellos latinos.

Según este informe, hasta el pasado agosto Trabajo tenía abiertos más de 17,000 casos. Esto es un incremento del 150% sobre los que había a principios de 2008.

De estos casos, 9,331 son investigaciones activas aún no resueltas y unas 7,860 estaban pendientes de pago. La auditoría revela que el 75% de estos casos lleva más de un año abierto.

El paso del tiempo juega en contra de las investigaciones en casos que son “por naturaleza complejos e intensivos en tiempo y labor”. “Según pasa el tiempo crece la posibilidad de que aumenten las complicaciones [de la investigación]”, se lee en el informe.

Desde el Departamento de Trabajo se aceptan algunas recomendaciones del contralor pero se disputan algunas de las críticas . “Algunas partes del informe son erróneas o engañosas”, explican en sus comentarios a la auditoría.

El contralor admite que el año pasado se han resuelto más casos de los que se han abierto y la división a cargo de estos ha devuelto casi $23 millones en salarios debidos e intereses a más 12,700 empleados. No obstante afirma que los casos se acumulan y desde 2008 hasta 2013 hay fuertes incrementos anuales de casos pendientes.

El problema, según DiNapoli, es que no se ha podido mantener el ritmo que demanda este problema por que hay ineficiencias con los procesos que se utilizan y se necesita más personal.

En Trabajo se explica que se han hecho mejoras y que este año también se van a cerrar más casos de los que se abren y que en 2003 más del 67% de las investigaciones se cerraron en seis meses