Números que te definen

¿Qué es la calificación crediticia? y ¿cuántas hay? Más de las que pensabas

Números que  te definen
La calificación de crédito es clave para gestionar las finanzas.
Foto: Shutterstock.

Si vas a alquilar una casa, solicitar un préstamo, solicitar una tarjeta de crédito, quieres montar un negocio o darte de alta en telefonía celular por primera vez uno de los datos personales más importantes para poder conseguirlo es un número de tres dígitos: tu calificación crediticia (credit score en inglés). Realmente no se va muy lejos en EE.UU. sin ella.

No hay una sola escala en la calificación pero puede empezar alrededor de los 330 y tiene un máximo que sobrepasa los 800. La mayoría de los ciudadanos y residentes tienen una calificación que oscila entre 500/600 y 750/990 en los sistemas de puntuación más usados. A partir de 700, en la mayoría de las escalas, tu calificación crediticia es considerada buena. Y cuanto más alta sea esta cifra mejor.

¿Para qué quieren este número tu banco, la persona a la que alquilas la casa, el concesionario o el emisor de tarjetas de crédito?

Porque da una idea del riesgo que supone para ellos darte dinero o aceptar un contrato contigo. Cuanto más alta es tu calificación, más confianza tendrán en ti y eso se refleja en lo que pagas. Cuanto menos confianza más intereses te van a cargar en los créditos por ejemplo (si te los dan) para cubrir su riesgo. Cuánto mejor es la calificación más facilidades tienes y más baratos los préstamos.

No hay una sola calificación. Dependiendo de para qué quieras el dinero que pides prestado se usará una u otra hecha con parámetros distintos, los más relevantes para quien valore tu riesgo. Hay una calificación para tarjetas, para hipotecas, para comprar carro, un seguro…

¿Y de qué depende ese número? De tu informe de crédito o historia crediticia.

Este informe, recogido por los bureaus de crédito aúnan datos sobre tus cuentas, tarjetas, préstamos, pago de deudas. Aproximadamente el 90% de la calificación está basada en cómo dicen tus acreedores que gestionas estas cuentas. También figura la cantidad de veces que solicitas crédito e información pública, como si has estado en bancarrota o hay alguna órden judicial sobre una propiedad tuya, por ejemplo.

La calificación de crédito no forma parte de la historia crediticia sino que se calcula a partir de ella con sistemas que tienen las diferentes escalas antes mencionadas. El sistema más usado para calcularlo es el Fair, Isaac Corporation (FICO) aunque hay otros. Las empresas de informes han desarrollado el newVantageScore.

La calificación varía mucho y es importante cuidarla. La semana que viene te damos las claves para ello