¿Has pagado alguna vez por cobrar tu salario? Esto podría acabar en NY

La fiscalía de Nueva York impulsa una ley para eliminar las comisiones de tarjetas salariales
¿Has pagado alguna vez por cobrar tu salario? Esto podría acabar en NY
Trabajadores que cobran por tarjetas de débito deben pagar varios recargos.
Foto: Archivo

¿Pagar por cobrar su propio sueldo? La pregunta es absurda para quienes reciben su salario mediante un cheque o un depósito directo en su cuenta bancaria. Pero para quienes cobran a través de tarjetas de débito, esta pregunta tiene una respuesta y normalmente es “sí”.

La mayoría paga comisiones en estas tarjetas salariales por sacar dinero de un ATM, por mantener la tarjeta con la que su empresa le paga, por no usarla, por cancelarla, por mirar si tiene fondos….

Wal Mart, Home Depot, McDonald’s y Walgreens son algunas de las grandes empresas nacionales que usan estas tarjetas, pero también hay empresas medianas y regionales que la utilizan. Hasta 5.8 millones de trabajadores, muchos de ellos con salarios bajos, recibieron su paga el año pasado a través de estas tarjetas. Las comisiones y la falta de instrucciones claras perjudican a trabajadores de la comunidad latina.

El fiscal de Nueva York, Eric Schneiderman, quiere acabar con esto y hoy presenta junto con el líder de la Asamblea, Joseph Morelle, y el senador Patrick Gallivan, un proyecto de ley para eliminar muchos de los recargos que ahora pesan sobre los bolsillos de los trabajadores. Se intenta así regular una forma de pago que no era habitual hace apenas unos años, pero se espera que reciban casi 11 millones de personas en apenas tres años.

La fiscalía se puso a trabajar en esta cuestión, en 2013, tras recibir quejas de trabajadores y otras informaciones que indicaban que las tarjetas violaban la ley estatal.

La oficina de Schneiderman pidió información a 38 empresas nacionales y regionales (sin revelar su identidad) sobre sus formas de pago con tarjetas. Las cargas para los empleados empezaron a aflorar y por ello el fiscal quiere cambios.

En lo que respecta a las comisiones, sólo uno de cada cuatro usuarios en las empresas estudiadas por la fiscalía pudieron evitar pagar comisiones. Y algunas son caras. Las de sobregiro se elevan a $25 por operación.

Uno de los ejemplos más llamativos es el de una de las empresas cuyo emisor de tarjetas cobró $70,000 en comisiones por parte de menos de 5,000 empleados en sólo 12 meses, el 90% de esa cantidad por operaciones en ATM.

Según el estudio de lo que hacen 38 empresas:

Los empleados no suelen recibir información clara.

Lo que se agrava cuando sólo está en inglés.

El 95% de las empresas tiene tarjetas que cobran cargos de inactividad, por cierre y reemplazo de tarjeta.

Acceder a la información de la cuenta es caro sin internet,ya que el 74% de los emisores de tarjetas cobra por consultar los saldos de cuenta de papel.

El 75% de los empleados pagaron alguna comisióny en algunos programas hasta $20 mensuales.

Más de un tercio de los empresarios usan tarjetas que cargan por sobregiro.

El 40% de las empresas no ofrecieron alternativas y sólo se presentó esta tarjeta salarial como forma de cobro.

El 31% desalentó a sus trabajadores de cobrar mediante el tradicional cheque.

El trabajador ha de consentir por escrito que acepta una tarjeta salarial y ello no debe condicionar su contratación.

Ha de ofrecerse alternativa a la tarjeta en caso de que no la quiera.

Antes de seleccionar un método de pago, se debe tener información adecuada sobre las condiciones y términos.

Al menos se ha de tener una red de ATM gratis.

Se prohiben comisiones por sacar el salario entero, no tener actividad, por mantenimiento mensual, cerrar la cuenta, pedir una nueva o que depositen el salario.

Tampoco se pagarán comisiones por mirar los balances en ATM, por transacciones con PIN, firma o por las que se declinan.

Debe haber un servicio gratis de información 24 horas.

Los titulares de las tarjetas no pueden pagar las comisiones de la empresa.