Suizos le amargan el debut a Ecuador

Un contragolpe mortífero determinó el agónico triunfo europeo
Suizos le amargan el debut a Ecuador
Los suizos corren a celebrar el agónico gol de Haris Seferovic con que derrotaron a Ecuador por 2-1.
Foto: EFE

Brasilia

Suiza se impuso ayer a Ecuador por 2-1 en el debut de ambos equipos en el Mundial de Brasil, gracias a un gol en tiempo añadido de Haris Seferovic, delantero de la Real Sociedad, que rompió un empate con el que los suramericanos parecían haberse conformado.

El partido, disputado en el estadio Mané Garrincha de Brasilia, parecía destinado a concluir con el primer empate de este torneo, pero Severovic, que había saltado al campo a los 75 minutos, no lo permitió y le asestó un mazazo a Ecuador cuando el árbitro se aprestaba a sentenciar el fin del encuentro.

Hasta ahí, Ecuador había jugado con más desenfado. El equipo que dirige Reinaldo Rueda tiene buen toque, alegría y velocidad, aunque peca de cierto desorden táctico.

Cuando promediaba la primera etapa del choque, el trabajo ofensivo del lateral suizo Lichtstenier le pasó factura. En uno de sus tantos desbordes, el defensa helvético demoró en regresar y llegó tarde para detener una escapada de Montero, a quien acabó derribando.

Era lo que Ecuador esperaba. Centro de Noboa y Enner Valencia, con la potencia de su salto para elevarse, conectar de cabeza y poner en ventaja a los suramericanos en el minuto 22.

Algarabía total en un estadio Mane Garrincha volcado totalmente en favor de Ecuador y con una fuerte presencia de hinchas de ese país, a los que las banderas de los brasileños ayudaron a teñir casi por completo de amarillo las tribunas.

En el inicio de la segunda mitad, Hitzfield comenzó a mover sus piezas, mandó al vestuario a un poco eficiente Stocker y lo sustituyó por Admir Mehemedi.

Nada más comenzar el segundo tiempo, su equipo se encontró con un tiro de esquina centrado al medio del área por Shaquiri y Mehemedi, que ni siquiera había sudado todavía, igualó el marcador de cabeza ante la pasividad de su marcador.

Ecuador sintió el gol y Suiza le impuso más velocidad al balón, pero siempre con un juego previsible que no llegaba a inquietar la portería ecuatoriana.

El otro Valencia ecuatoriano, Antonio, dio el último susto del partido. Fue con una falta, en el minuto 85, que el portero suizo contuvo con dificultad.

A partir de ahí, mucho cuidado por parte de ambos equipos, pero con dosis de locura de la que salió beneficiada Suiza porque, tras un clara ocasión de Michael Arroyo, una contra rápida, con centro de Rodriguez, fue remachada por Seferovic para darle el triunfo a los europeos

quieromasfutbol.com