Se recalienta competencia Rangel-Espaillat

El incumbente acusa al senador estatal de asociación con el Partido Republicano

@jcmatossian

A menos de una semana para las elecciones primarias al Congreso, Charles Rangel afila sus ataques contra su principal rival, el senador estatal Adriano Espaillat.

En un correo de campaña enviado a sus votantes, la campaña del actual representante del distrito 13 pretende ligar al candidato dominicano con el Tea Party y financistas del GOP.

El correo muestra una caricatura de Espaillat como una marioneta sujetada por hilos de los que tiran destacadas figuras republicanas, como la excandidata a vicepresidenta, Sarah Palin, el líder de la mayoría del Congreso, John Boehner, y los dos líderes del Senado estatal de Nueva York, Dean Skelos y Jeff Klein.

En realidad, Espaillat no recibió donaciones de ningún dirigente republicano sino de Klein, un demócrata independiente de El Bronx que comparte el control del senado con los republicanos. Klein, que en 2012 contribuyó con $6,500 a la campaña de su colega del Alto Manhattan, no ha donado fondos en esta oportunidad pero ha reiterado su apoyo a Espaillat.

En la recta final antes de las elecciones del próximo martes, los candidatos buscan también sus últimos apoyos.

“Esta es una táctica despreciable y el congresista Rangel debería sentir vergüenza”, dice el concejal Ydanis Rodríguez, aliado de Espaillat. “Querer ligar al senador con Palin es un intento desesperado que terminará jugándole en contra”.

Rangel se quedará sin el apoyo de Al Sharpton, uno de los afroamericanos más influyentes de Estados Unidos. Según el New York Times, el conocido activista negro —que no apoyará a ningún candidato— está muy molesto con Rangel por haber usado la nacionalidad de Espaillat como argumento para atacarle durante los debates televisados.

La única dirigente hispana de primera línea que no se ha pronunciado por ningún candidato es la representante de Brooklyn Nydia Velázquez, aunque ese silencio beneficia más a Espaillat que a Rangel, su colega durante décadas en el Congreso