Desfile de las Sirenas alegra Coney Island

Alcalde Bill de Blasio marcha disfrazado como pirata junto a su familia

Desfile de las Sirenas alegra Coney Island
No hay camino para la paz, la paz es el camino.
Foto: agencia autor

Lejos de imagen seria como alcalde de la ciudad, Bill de Blasio se transformó en un jocoso pirata en el tradicional Desfile de las Sirenas (Mermaid Parade) de Coney Island, una celebración que desde 1983 da la bienvenida al verano con excéntricos atuendos y creativas carrozas.

Al lado de su esposa Chirlane McCray, vestida como una radiante sirena azul, desfiló en compañía de sus hijos sus hijos Dante (16) y Chiara De Blasio (19), coronados como el rey Neptuno y la reina Sirena.

Después de la celebrada exhibición de autos clásicos, que incluyó un viejo camión de bomberos de la década de los cuarenta, los De Blasio encabezaron el popular festival de los dioses del mar.

Cubierto de pintura azul de pies a cabeza y envuelto en una túnica verde que emulaba algas marinas, Dante saludo a los espectadores desde su carroza.

Dick Zigun, fundador de Coney Island EE.UU., la empresa que organiza el evento, dijo que los adolecentes De Blasio son populares en un grueso importante de la multitud que abarrota las calles de Coney Island en el Desfile de las Sirenas. Muchos de los asistentes no superan los 20 años.

“Los chicos De Blasio tienen una gran atención mediática. Sus historias de vida son impactantes para sus pares”, dijo Zigun, conocido como “the unofficial Mayor of Coney Island”. “Es un gran honor tenerlos como invitados”. El excéntrico organizador fue el segundo en el contingente de los personajes celebres con su popular tambora.

Chiara y Dante —quien ganó popularidad con su característico cabello afro— participaron activamente en la campaña electoral que llevó a su padre a convertirse en alcalde. En diciembre los reflectores se enfocaron en Chiara al revelar sus problemas con las adicciones y su lucha por superar la depresión.

La Avenida Surf fue el escenario de la expresión artística de unos 1,500 participantes que trajeron a la vida a las creaturas de Neptuno, la deidad que en la mitología romana gobierna las aguas y mares cabalgando las olas sobre caballos blancos.

El desfile del año pasado se caracterizó por las contribuciones de los residentes, que sumaron más de $100,000 y ayudaron a restablecer el vecindario de los daños causados por el huracán Sandy en 2012