Si los hombres te asustan, esta puede ser la razón…

¿Serás androfobia o sólo malos recuerdos?
Si los hombres te asustan, esta puede ser la razón…
La androfobia es una condición psicológica que impide que una mujer se relacione normalmente con personas del sexo opuesto.
Foto: Archivo

No son pocas las mujeres quienes le temen a los hombres, y algunas con razón.

Cuando has vivido situaciones de abuso y violencia familiar, o has experimentado machismo y discriminación en el trabajo, lo más lógico es que quieras protegerte y mantener la distancia con el sexo opuesto.

Pero cuando el miedo es extremo e irracional, deja de ser prudencia y se convierte en fobia.

El miedo a los hombres, también conocido como androfobia (del griego, andras: hombre y phobos: miedo) es una condición psicológica que puede interferir en la vida de una persona.

Para quienes tienen este problema, tanto mujeres como hombres, el sólo acercarse e interactuar con un varón es motivo de mucha ansiedad, además de nerviosismo.

Las causas de este tipo de fobia son una combinación de la composición química del cerebro y factores hereditarios, que se suman a una posible experiencia traumática.
Ante el encuentro con un hombre, la persona androfóbica se pone nerviosa y comienza a sudar y entumecerse, hasta el punto, en algunos casos, de sentir pánico, marearse y no poder articular palabra.
En general, las personas con este tipo de desorden lo mantienen en secreto. Pero todos sabemos que ignorar un problema no lo hace desaparecer, y, eventualmente, la persona androfóbica cae en la depresión, se deteriora su autoestima y termina aislándose.

A menos que estés considerando trabajar toda tu vida en un convento, o una escuela sólo para mujeres, eventualmente, algún hombre terminará cruzándose en tu camino.

Si crees que esta, u otra fobia te están robando de la vida que querrías tener, enfrenta el problema y trata de solucionarlo. La buena noticia es que las fobias son curables y existen varios métodos y programas para vencerla.

Si sientes que no puedes lograrlo por tu cuenta, puedes recurrir a la ayuda de un terapista. Melinda Smith, experta en el tema y escritora especializada en salud indica que en algunos casos, se pueden ver resultados positivos después de 1 a 4 sesiones.

La doctora Jeanne Segal y su esposo Robert, expertos en desórdenes mentales y fundadores del sitio HelpGuide.org, ofrecen consejos para tratar esta y otros tipos de fobias.

  1. Enfrenta tus miedos, uno a la vez. Esto no significa que del día a la noche, vas a hacer una cita con cada hombre que te asuste. Debes enfrentar tus temores de manera gradual. Analiza los sentimientos que te despierta la situación.
  2. La exposición gradual segura y controlada al objeto de la fobia te dará la confianza de que nada terrible va a ocurrir. Puedes comenzar sólo mirando fotos del objeto de tu fobia. En el caso de los hombres, puedes elegir actores o modelos lindos, para que el tratamiento sea más placentero. A las fotos, le siguen los videos, hasta que logres acercarte al objeto que te intimida
  3. Cada vez que sientas pánico, prueba distintas técnicas de respiración y relajamiento.
  4. Desafía pensamientos negativos como:
    1. Generalización: “Si me pasó una vez, me volverá a ocurrir siempre”.
    2. Adivinación: “Puedo ver en el futuro que este hombre me va a lastimar”.

También existen grupos de apoyo para personas que padecen esta y otro tipo de fobias.

Hay quienes recurren a medicación, pero no es recomendado porque sólo suprimen temporariamente los síntomas, sin curarlos y pueden ocasionar efectos laterales.