Subaru y Mitsubishi se agregan a la lista de airbags defectuosos

El fabricante Takata Corp. señaló que ambas marcas también recibieron airbags defectuosos.
Subaru y Mitsubishi se agregan a la lista de airbags defectuosos
Subaru y Mitsubishi, ambos fabricantes japoneses, recibieron airbags defectuosos de Takata Corp.
Foto: Suministrada

Takata Corp., el proveedor japonés de componentes de seguridad de automóviles, señaló que los infladores de bolsas de aire potencialmente defectuosos que podrían explotar con demasiada fuerza, también fueron enviados a los fabricantes de automóviles japoneses Subaru y Mitsubishi.

La semana pasada, otros siete fabricantes de automóviles llamaron a revisión a los vehículos en regiones de alta humedad de Estados Unidos a petición de la Administración Nacional de Seguridad Vial, para ver si los infladores de bolsas de aire defectuosas suministradas por Takata, se habían instalado en sus vehículos.

Takata aseguró en una carta a los reguladores de seguridad de los Estados Unidos con fecha 25 de junio, que después de revisar más a fondo sus registros “hemos determinado que dos fabricantes de vehículos adicionales recibieron algunos de los infladores cubiertos”. Takata citó a los dos fabricantes de automóviles japoneses en su carta, publicada en un sitio web de la NHTSA.

Los funcionarios de Mitsubishi y Subaru, ésta última propiedad de Fuji Heavy Industries, no hicieron comentarios inmediatos.

La NHTSA abrió una investigación a principios de este mes sobre si los infladores Takata que se hicieron después de 2002, eran propensos a fallar, y si la conducción en alta humedad contribuyó al riesgo de explosiones de la bolsa de aire.

En una carta del 11 de junio con la NHTSA, Takata dijo que apoyaría campañas regionales para reemplazar ciertas bolsas de aire del lado del conductor fabricadas entre enero del 2004 y junio del 2007, así como determinadas infladores del lado del pasajero, fabricados entre junio del 2000 y julio del 2004.

Pero según un portavoz de Takata, el fabricante no admitió que había algún defecto de seguridad en las bolsas de aire, algo que ha irritado a los reguladores de la Administración Nacional de Seguridad Vial.