Acusado de apuñalar a dos niños en Brooklyn se declara inocente

Daniel St. Hubert, acusado del asesinato del pequeño Prince Joshua Avitto, y de herir gravemente a la niña, Mikayla Capers, estuvo menos de cinco minutos en la Corte Criminal de Brooklyn
Acusado de apuñalar a dos niños en Brooklyn se declara inocente
Familiares de las víctimas atendieron la audiencia.
Foto: Suministrada

Nueva York- Vestido con el uniforme de presidiario, y con la misma indiferencia que ha mostrado en veces pasadas, Daniel St. Hubert, acusado de haber apuñalado a los menores Prince Joshua Avitto, 6, y Mikayla Capers, 7, el pasado 1 de junio en las viviendas públicas Boulevard Houses de Brooklyn, se declaró inocente en la Corte Criminal de Brooklyn.

Ésta afirmación tomó por sorpresa a Aricka McClinton, madre del fallecido Prince Joshua Avitto, quien a la salida de la audiencia, dijo: “Tenemos que hacer algo por este caso. No podemos dejar que este tipo quede libre. Gente así no puede estar en la calle matando a los hijos de las personas”.

Según documentos revelados este miércoles en la Corte, Hubert solicitó un abogado apenas fue detenido por detectives del Departamento de Policía de Nueva York a principios de mes, afirmación que podría deslegitimar que el sospechoso sufra de alguna enfermedad mental, como podría argumentarlo la defensa.

Sin embargo, en una posterior declaración hecha a los detectives Mark Brooks y Michael Narsingh, Hubert dijo: “Satán tiene poderes y puede controlar las cosas”.

El abogado de la defensa, Edward Friedman, manifestó que ambas afirmaciones están abiertas a interpretación. “La declaración de Satanás es sin duda indicativa de un estado de ánimo que no es el de un hombre ordinario o lúcido”, dijo Friedman después de que su cliente compareciera ante la Corte.

Los documentos mostrados también revelaron que tres testigos identificaron a Hubert como el hombre que acuchilló a los menores en el ascensor del proyecto de vivienda en Brooklyn.

Hubert, un afroamericano de apenas 27 años, y quien se encuentra recluido en el hospital de enfermos mentales de Bellevue, enfrenta cargos por homicidio, intento de homicidio, posesión criminal de un arma y agresión en segundo grado.

Su próxima audiencia será el 8 de agosto.