Israel pide investigar muerte de joven palestino

Tras el asesinato de un joven palestino en presunta venganza por la muerte de tres israelíes, el primer ministro de Israel pide "no tomar la justicia en sus propias manos"
Israel pide investigar muerte de joven palestino
El cuerpo de Naftali Frenkel, uno de los tres jóvenes israelíes asesinados en Cisjordania.
Foto: EFE

El hallazgo de los cadáveres de los tres jóvenes israelíes secuestrados, presuntamente por el grupo extremista Hamás, ha incrementado la violencia entre Israel y Palestina, uno de los hechos más graves de los últimos días es el presunto secuestro y muerte de un joven palestino, en posible venganza por parte de judíos.

Ante esta situación el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dijo este miércoles que se investiga si este hecho es una venganza por el secuestro de tres israelíes que fueron hallados muertos el pasado lunes en una localidad de Hebrón.

Netanyahu exhortó a la calma a israelíes y palestinos y a “no tomarse la justicia por su mano”.”El primer ministro llama a todas las partes a no tomarse la justicia por su mano”

El premier israelí habló por teléfono con el ministro de Seguridad Pública, Yitzhak Aharonovitch con quien abordó el caso del joven palestino de Jerusalén que fue obligado a entrar en un coche en la calle principal de la localidad de Bet Hanina y su cadáver apareció la madrugada de este miércoles en un bosque al oeste de la ciudad santa.

Los hechos ocurrieron horas después del entierro de los tres adolescentes israelíes desaparecidos el pasado 12 de junio y cuyos cadáveres fueron descubiertos el lunes en un descampado cerca de la ciudad palestina de Hebrón, lo que ha desatado desde el martes una ola de ataques por parte de nacionalistas judíos.

“Israel es un estado de derecho y todos deben de actuar de acuerdo a la ley”, destaca Netanyahu, que insta al ministro a resolver el caso lo antes posible para saber “quién está detrás de este deplorable asesinato y sus motivaciones”.

El caso ha desatado graves enfrentamientos en el campo de refugiados de Shuafat, al este de Jerusalén, entre manifestantes palestinos que se concentraron junto a la casa de la víctima y efectivos de la policía israelí.

La policía investiga el posible móvil nacionalista del asesinato por la ola de violencia que vive el país en las últimas 24 horas, aunque tampoco ha descartado otras posibilidades, entre ellas la de que se trate de un crimen de honor.

El ministro israelí de Ciencias, Yaacov Perry, ex jefe de los servicios secretos, afirmó que si se confirma el móvil nacionalista el caso debe ser tratado bajo la legislación relevante para casos de “terrorismo“.

También el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, ha condenado los hechos y ha afirmado que “se trata de un acto grave y bárbaro”, mientras que los padres de uno de los tres adolescentes judíos asesinados exhortaron “a no diferenciar entre sangre y sangre” porque “un asesinato es un asesinato” independientemente de quién sea la víctima y quién lo cometa.

“No puede haber justificación ni perdón a un asesinato”, afirma la familia del joven Naftalí Frenkel, enterrado el martes.

Con información de EFE