Pide matrimonio y a continuación se come 61 hot dogs

Miki Sudo y Joey Chestnut ganan el tradicional concurso de hot dogs del 4 de julio en Coney Island
Pide matrimonio y a continuación se come 61 hot dogs
Joey Chestnut, después de comerse 61 hot dogs y recién comprometido.
Foto: Getty Images

Es un clásico de las festividades del 4 de Julio en Nueva York. La competencia de los perros calientes de Nathan’s en Coney Island celebró su edición 98 ante miles de espectadores que llegaron hasta el icónico entablado (boardwalk) para alentar a las 13 mujeres y 17 hombres que tomaron parte en la contienda.

En la división masculina, el siete veces campeón Joey “Jaws” Chestnut (250 lbs) demostró por qué es el mejor. Aunque no pudo superar la marca que se propuso de 70 hot dogs, Joey abrochó 61 perros calientes. Su retador más cercano Matt Stonie (130lbs), subcampeón 2013, lo venció en cuatro ocasiones anteriores, pero en competencias que no incluían hot dogs.

Favorito de los fans, Chestnut, de 30 años y originario de San José, California, estuvo ayunando los días anteriores a la competencia “para llegar con el estómago vacío y en buena forma” , según dijo a los medios durante el pesaje el pasado jueves, evento que contó con la presencia del Alcalde Bill De Blasio. Antes de la competencia, Chestnut aprovechó la ocasión para, de rodillas, pedirle matrimonio a su novia Neslie Ricasa, quien dijo “Sí”.

La tricampeona Sonya “La viuda negra” Thompson, originaria de Corea del Sur y residente en Alexandria, Virginia, perdió su corona ante la retadora Miki Sudo, quien en diez minutos devoró 34 hot dogs para ganar la división de mujeres. Sudo, de 28 años y 115 libras, demostró tener suficiente estómago para derrotar a la gran favorita Thompson y llevarse la faja de mostaza (mustard belt) que la acredita como vencedora. Con un peso de 100 libras, la popular “viuda negra” tenía como objetivo 45 perros calientes, pero solo pudo comerse 27 3/4.

Como cada año, el concurso se realizó en un ambiente de música, sano entretenimiento y alegría en las tablas de Coney Island y el marco perfecto del mar.