Autos calurosos: Trampa mortal para niños

En las últimas semanas han ocurrido varios casos de menores que son dejados dentro de vehículos cuando se registran altas temperaturas
Autos calurosos: Trampa mortal para niños
Justin Harris y su esposa Leanna son sospechosos por la muerte de su hijo Cooper de apenas 22 meses, quien murió sofocado por el calor dentro de un auto.
Foto: Archivo

Nueva York – Durante la temporada de verano es común que se registren casos de niños que mueren sofocados por el calor cuando son dejados, de manera accidental o adrede, dentro de autos mientras se registran temperaturas por encima de los 80 grados Fahrenheit. Y precisamente cuando uno de estos incidentes, el del niño Cooper que murió en Georgia está acaparando la atención de la opinión pública nacional, otros dos sucesos similares han ocurrido en los días recientes y no se le ha dado tanta relevancia en los medios noticiosos.

Uno de ellos ocurrió el pasado viernes en Luisiana, cuando una pareja que estaba bajo los efectos de las drogas, dejó a su bebita de tan sólo seis meses dentro de un carro mientras se registraban altas temperaturas. Esto sucedió, según la Policía, porque los padres estaban tan intoxicados que ni se recordaban que andaban con la criatura en el auto.

Afortunadamente el llanto y los gritos que provenían del vehículo parado en el estacionamiento de una tienda Walmart alertó a un vigilantes que logró rescatar a la niña, y ahora los padres, Billy Arthur Henry Jr. y Lana Wallace Henry, enfrentan cargos criminales de crueldad infantil y posesión de drogas. Al hombre se le impuso una fianza de $26,000, mientras que la fianza de la madre fue de $56,500, debido a que las autoridades encontraron artículos para consumir drogas dentro de su cartera.

La pareja, de 35 y 32 años y padres de otros tres niños, dejaron a la bebita dentro del caluroso auto por más de una hora. El vehículo estaba cerrado con los seguros y el vigilante de la tienda Walmart tuvo que forzar la cerradura para poder rescatar a la niña, que según informaron las autoridades, estuvo cerca de morir sofocada.

Lee también:

Riesgos al dejar niños olvidados en autos durante el verano

Arrestan a hispano por dejar bebé en auto mientras hacía compras en Long Island

Otro de los caso recientes ocurrió en Portland, cuando una niñera de 23 años dejó a dos pequeños, una bebé de apenas dos meses y un niño de tres años, dentro de un auto caluroso mientras acudía a un salón de belleza para broncearse.

Los pequeñitos tuvieron suerte de ser encontrados a tiempo por un policía que los escuchó llorando, ya que no podían respirar bien al permanecer dentro del auto casi sin aire, con las ventanas completamente cerradas, mientras la temperatura rozaba los 90 grados Fahrenheit.

Ahora Kristin Marie Jones enfrenta cargos de negligencia criminal, poner en peligro el bienestar de niños y manejar con una licencia suspendida. La joven se declaró no culpable durante su comparecencia en la corte el pasado viernes.

Ambos casos ocurren mientras la opinión pública sigue con atención la historia Justin Ross Harris, un padre que dejó morir sofocado a su hijo de 22 meses dentro de un auto caluroso en Georgia, y quien ahora enfrenta varios cargos criminales y sigue detenido sin derecho a fianza a la espera del inicio del juicio.

Precisamente este lunes el juez ordenó revelar más detalles de las averiguaciones realizadas por las autoridades, como las revisiones de páginas en internet que hizo el padre, con el fin de conocer detalles sobre cuánto tiempo tardaría un niño en morir sofocado dentro de un auto. Además, también se revelará más información sobre los mensajes de textos sexuales que el hombre compartía con varias mujeres el día de la muerte de su hijo, ya que la Fiscalía trata de demostrar que mientras el pequeño Cooper permanecía en el auto sofocándose, el padre estaba distraído en otros asuntos.

Harris, de 33 años, insiste en que la muerte de su hijo se trató de un accidente, y que dejó a su hijo dentro del auto por un “fatal descuido” cuando se dirigía a su trabajo y olvidó dejar al pequeño en la guardería. El día en que el niño murió el termómetro registraba 92 grados Fahrenheit.