5

Los panzers confían en su solidez para frenar a Messi
5
Miroslav Klose, Thomas Mueller y Philipp Lahm, ejes del fútbol grupal de Alemania, favorita hoy ante Argentina para ganar hoy su cuarto título mundial.
Foto: GETTY

@jairogiraldo10

Desde antes. Desde el origen de la historia de sus enfrentamientos, Alemania y Argentina jugaron distinto. Primero porque los rioplatenses eran la esencia del toque; la sutileza y el trato fino a la pelota. Los alemanes eran lo que son todavía. Potencia, fortaleza, velocidad y disciplina como valor excluyente en su plan de choque.

Hoy cruzan sus caminos en el Estadio Maracaná para definir la propiedad de título, en la tercera final que llegan a disputar. Una final sin equivalencias en la que el fútbol colectivo de Alemania debe prevalecer sobre la genialidad de Leo Messi. Cinco razones por las que gana Alemania.

Alemania es un bloque sólido que sólo una vez, ante Ghana, sufrió para dictar el trámite. Enfrentó a rivales de poder como Portugal antes del desplome de los lusos. Empató con Ghana y luego pasó sobre EEUU. Borró a Francia sin esforzarse y arrolló 7-1 a Brasil. Anotó 18 goles, con siete anotadores distintos.

Es un bloque sólido con ocho hombres en defensa cuando viene el rival y hasta seis en ataque cuando tienen ellos la pelota y esa es la verdad absoluta del futbol de Joachim Low.

Manuel Neuer es para muchos el mejor portero del mundo y ni los momentos de brillo de “Chiquito” Romero ante Bélgica y Holanda, lo comparan con el alemán.

Tienen los panzers la virtud de saber defender lejos de su portería. Sammy Khedira, Tony Kroos y Bastian Schweinsteiger llevan su teatro de operaciones al segundo cuarto de campo y por eso Mat Hummels, el sheriff del fondo nunca pasa un apuro.

Cuando el rival viene, Khedira se integra como un tercer central mientras Kroos retrocede para luego iniciar su impresionante trasiego de área a área que lo ha convertido en el más regular de los teutones.

Sobre el papel el medio alemán es un rombo que empieza con Khedira y que tiene sobre derecha a Kroos, sobre izquierda a Schweinsteiger y a Mesut Ozil como el más adelantado.

Según el trámite, Muller retrocede y da una mano a los volantes para mantener mayoría numérica.

Cuando es preciso tener más la pelota podrá estar Mario Götze para hacer valer su habilidad como socio de Ozil.

Tras el fallido experimento de poner a Philipp Lahm como volante, Lowe decidió retornarlo al flanco derecho donde más aporta.

Allí empieza la gestación de Alemania. Y aunque Ozil no ha tenido un gran Mundial, su pierna zurda es el botón de mando para cambiar el ritmo a los panzers. Las subidas de Lahm y las excursiones de Hummels; las apariciones de Khedira sólo son variantes para un equipo que genera fútbol a raudales por la practicidad de Kroos y el sacrificio de Schweinsteiger. La rotación de Muller es letal para referenciarlo en marca y es el gran secreto del mediapunta.

Los grandes cañoneros han sido una constante histórica en Alemania y Miroslav Klose, con todo y su estampa de antihéroe, ya es el delantero más goelador de todos los mundiales. Tiene Alemania la variante de Lucas Podolski que suele rendir mejor llegando sobre izquierda y a André Schürrle, hábil y resolutivo, listo para lo mejor.

Por la ventaja que tiene en cada uno de los cinco items discutidos, es por lo que Alemania debe ganar hoy su cuarto título mundial

http://www.eldiariony.com