Lente de contacto “inteligente” mide glucosa y corrige visión

Google y Novartis trabajan en los lentes, muy prácticos para quienes padecen diabetes.
Lente de contacto “inteligente” mide glucosa y corrige visión
El prototipo del lente de contacto inteligente estará listo para principios de 2015.
Foto: Getty Images

Ginebra – Google ha extendido su tecnología a diversas áreas más allá de las computadoras: autos, mapas, drones y ahora, lentes de contacto.

El emporio farmacéutico suizo Novartis y el gigante del internet Google anunciaron la creación de los lentes de contacto “inteligentes”, capaces de medir el contenido de glucosa en la sangre y corregir la visión de quienes padecen de diabetes.

“Nos da mucho gusto poder asociar nuestros conocimientos biológicos con tecnología de punta para dar respuesta a necesidades médicas que aún no han podido ser satisfechas”, afirmó el director general de Novartis, Josep Jiménez, en un comunicado.

“Esto va a ser un área de crecimiento muy importante en el futuro”, dijo Jiménez, quien consideró que la tecnología utilizada en este tipo de “lente inteligente” tiene el potencial de convertirse en una “gran corriente de ingresos” para la compañía.

Las lentes inteligentes contienen un pequeño sensor que transmite datos sobre la glucosa contenida en las lágrimas a través de una pequeña antena.

Según lo describe Google, los lentes son “tan pequeños que se ven como pedacitos de brillo” y la antena “es más delgada que un cabello humano”.

La división al cuidado de los ojos Alcon de Novartis será la encargada de licenciar y comercializar lo que promete ser un producto prodigioso y muy práctico, pues no será necesario que el enfermo diabético tenga que pincharse los dedos para analizar su sangre.

Jiménez consideró que el movimiento hacia la tecnología médica portátil, al igual que los lentes inteligentes, son parte de una tendencia más amplia de involucrar a los pacientes en la gestión de su propia salud.

Además observó que esta tecnología tiene el potencial de reducir el costo de la gestión de las enfermedades crónicas y anunció que espera tener un prototipo disponible a principios de 2015.

Alrededor de 382 millones de personas -una de cada 19- en el mundo padecen diabetes, una clase de enfermedad en la que el cuerpo es incapaz de lidiar con el azúcar, por lo general debido a una producción inadecuada o nula de insulina.