Ocho recomendaciones para que tu hijos estén saludables

La combinación de una alimentación equilibrada y la actividad física correcta son la fórmula perfecta para la salud de tus pequeños.

Todo el tiempo escuchamos la importancia de vencer a la obesidad que cada vez ataca más a los niños y ocasiona que a temprana edad, sean víctimas de padecimientos tan graves como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, por mencionar sólo algunas.

Y aunque la recomendación es poner especial énfasis en lo que los chicos consumen a lo largo del día es fundamental, también es importante combinar con otros buenos hábitos como el ejercicio y sobre todo, que como padres o responsables de ellos, tengamos muy claro en qué consiste brindarles una alimentación saludable y el tipo de actividades que son útiles y necesarias para ellos.

Martha Alicia Chávez, autora del libro Hijos gordos: un enfoque nutricional, Editorial Grijalbo, explica que el primer punto a comprender es que somos lo que comemos, debido a que hay una estrecha relación entre la calidad de las células, órganos, sangre y tejidos que conforman el cuerpo humano. De la misma forma, esto determina de qué, con qué frecuencia e intensidad nos enfermamos, por tanto, el estado de salud que tenemos es un indicador muy claro de qué tan eficiente es nuestra nutrición.

Una dieta adecuada debe conformarse de la siguiente manera:

  • Hidratos de carbono: 60 a 70% de la energía total a consumir, ya que son la principal fuente de energía para el organismo.
  • Lípidos o grasas: 15 a 25%. Este porcentaje cambia de acuerdo a la edad, actividad, clima entre otros factores, cuando hay obesidad se debe buscar consumir el mínimo requerido.
  • Proteínas: 15 a 20% de la ingesta total. Son esenciales para el crecimiento y la manutención de nuestro organismo, así como para la formación de músculos, órganos, uñas, cabello, piel, células rojas de la sangre, tendones y cartílagos.
  • Vitaminas y minerales: 1 a 2%. Su presencia es básica para que el cuerpo pueda realizar todos los procesos metabólicos, además en su mayoría son antioxidantes, ayudan a prevenir enfermedades y retardar el proceso de envejecimiento.
  • Fibra y agua: Tal cual no hablamos de nutrimentos cuando nos referimos a estos dos elementos, sin embargo, son indispensables y carecer de ellos pueden causar graves consecuencias a la salud

Una manera en que el cuerpo le da utilidad a todos los nutrientes que consumimos por medio de la alimentación es gracias a la actividad física, y ambos tienen una estrecha relación porque será de acuerdo al ejercicio que realice tu hijo, el porcentaje de nutrientes que requiera.

La regla es muy sencilla: mientras más permanezca en acción, mayores serán las cantidades, sin embargo, por simple que parezca, son estándares que un médico debe de analizar y recomendar de acuerdo a la edad, estatura e historia de salud de tu pequeño.

Una guía que te servirá para determinar el tiempo de ejercicio que necesita tu hijo, aparece a continuación, así como algunas alternativas para realizar:

  • Si tiene entre 3 y 5 años: Busca opciones que a nivel físico estimulen su coordinación motriz. Es un buen momento para que a través del deporte le inculques valores como la disciplina, la perseverancia y el esfuerzo. Lo ideal es que en promedio practique en promedio 45 minutos, tres veces a la semana, ya sea de natación, ballet o yoga.
  • Si tiene entre 5 y a 11 años: Las disciplinas en equipo son ideales para ellos, ya que es momento adecuado de que aprendan a realizar trabajo de la mano de otras personas, a reconocer sus propios talentos y la importancia de la humildad. A esta edad es posible aumentar a una hora la actividad con frecuencia de a cuatro veces a la semana. Algunas opciones son: fútbol, gimnasia, beisbol, voleibol.
  • Si tiene más de 11 años: Es recomendable que sea él quien elija la disciplina a realizar y que decida también si quiere hacerlo como un hobbie o bien prefiere empezar a enfocarlo a una práctica de alto rendimiento. Lo que es muy adecuado es que tenga una amplia variedad de opciones para que se sienta motivado y se mantenga dentro de ella con constancia.

Hacer que tu hijo goce de una excelente salud no requiere de grandes sacrificios, simplemente de que le brindes un escenario en el que la actividad física y la alimentación equilibrada sean algo tan cercano que no les cause incomodidad ni extrañeza.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El compromiso es una decisión, no un acto obligado”

Bojorge@teleton.org.mx