Herbalife sobrevive a acusaciones

Herbalife sobrevive a acusaciones
Bill Ackman acusa a Herbalife de poseer clientes "ficticios".
Foto: Humberto Arellano

Cristina Loboguerrero

Muy por el contrario a lo presagiado por el financista Bill Ackman, que había apostado a que ayer daría un golpe a la compañía de suplementos medicinales Herbalife, las acciones de la compañía registraron un aumento de 25%.

El precio de las acciones se disparó durante la presentación de casi tres horas que Ackman brindó en el AXA Equitable Center de midtown Manhattan, y en la que pretendía demostrar que la operación de Herbalife es un esquema piramidal.

Las acciones subieron casi 18%, borrando gran parte de la caída de 7% que se había producido antes del evento. para llegar finalmente a un 25%, ó $67.77 por acción.

Ackman, presidente de Pershing Capital Management, apostó $1,000 millones de su fondo de inversión en el derrumbe de Herbalife.

Su presentación estuvo basada en una investigación llevada a cabo durante dos años entre más de 240 clubes de Herbalife, tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica. “Herbalife posee una plataforma de clientes ficticios,” dijo Ackman, sosteniendo que hay muchísimas personas trabajando con escaso adiestramiento y con la esperanza de conseguir una posición como distribuidor en esos clubes.

El financista mostró videos y diapositivas de miembros de los clubes de salud ubicados en diversos países, pero ninguno de ellos estuvo accesible para preguntas de la prensa invitada.

John DeSimone, ejecutivo de Herbalife, negó las acusaciones enfatizando que “estamos orgullosos del incansable esfuerzo de nuestros millones de miembros alrededor del mundo y esto nos hace una compañía creíble hoy en día”.

Varias organizaciones Latinas enviaron recientemente una carta a la Asociación Nacional de Fiscales (NAAG) pidiendo que se unan a los fiscales de Nueva York e Illinoins para investigar las prácticas de Herbalife.

Herbalife está bajo investigación por la Federal Trade Commission (FDA), el organismo encargado de fiscalizar a las empresas que cotizan en bolsa