Honran a los ‘Campeones del cambio’

Reconocen a líderes hispanos que impulsan el aumento de salario mínimo

Washington

La salvadoreña Karla Quezada y el mexicano Rafael Sánchez son dos activistas que, desde la trincheras, han visto de cerca las carencias de quienes no llegan a fin de mes porque ganan poco. La Casa Blanca les rindió homenaje ayer por su lucha por un aumento al salario mínimo.

Quezada, residente en Arlington (Virginia) y Sánchez, residente de Los Angeles (California), figuraron entre los nueve “Campeones del Cambio” que la Casa Blanca homenajeó por su militancia para que unos 28 millones de trabajadores puedan obtener un aumento del salario mínimo.

“Para mí es un honor y una alegría este reconocimiento, pero más que nada vine a la Casa Blanca para compartir mis vivencias con madre soltera. Aunque recibo cupones de comida y ayuda de mi familia, el dinero no alcanza… es urgente un aumento del salario mínimo”, dijo a La Opinión Quezada, activista de la campaña nacional “Good Jobs Nation”.

Por su parte, Sánchez, un asistente de maestro en la secundaria Bell de Los Angeles, es miembro de un equipo de su sindicato que negoció con éxito a principios de mes un salario de $15 la hora para cerca de 20,000 trabajadores de servicio del distrito escolar unificado en esa ciudad.

El evento en la Casa Blanca se llevó a cabo en vísperas del quinto aniversario, el próximo 24 de julio, del último aumento al salario mínimo federal que aprobó el Congreso, y que se sitúa en $7.25 la hora.

Quezada y Sánchez apoyan la idea de que ningún trabajador que trabaje a tiempo complete (40 horas semanales) merece vivir con salarios de miseria. El asunto no se mueve un ápice en el Congreso.

En la actualidad, un trabajador a tiempo completo y con el salario mínimo federal, gana en promedio unos $77 semanales tras el pago de impuestos y los gastos de vivienda