Barrios latinos son destino turístico

La ciudad promueve vecindarios como Jackson Heights y el East Harlem
Barrios latinos son destino turístico
Cada mes, un nuevo barrio es destacado en el sitio web nycandcompany.org.
Foto: Julienne Schaer © NYC & Company

@jcmatossian

Si observa cada vez más turistas en su barrio cuando antes era difícil toparse con alguno, no es por casualidad. Desde el año pasado, la Ciudad está incrementando sus esfuerzos para atraer visitantes a vecindarios que a pesar de contar con grandes atractivos se habían mantenido fuera de los circuitos turísticos tradicionales. Entre ellos se encuentran gran parte de los barrios latinos (ver recuadro).

NYC & Company, la entidad municipal encargada de promocionar el turismo, lanzó en 2013 la iniciativa Neighborhood X Neighborhood (Barrio por Barrio, en inglés) para resaltar los puntos de interés poco conocidos de la Gran Manzana. La promoción incluye folletos que se distribuyen en las oficinas de turismo que la Ciudad tiene alrededor del mundo.

“La mayoría de los turistas piensa en Central Park, Broadway, la Estatua de la Libertad y otros lugares icónicos de Manhattan, pero sabe muy poco de la diversidad de experiencias que ofrecen los cinco condados”, dijo Chris Heywood, vocero del organismo. “Nueva York es ante todo una ciudad de vecindarios, y es lo que queremos destacar. Y no sólo queremos atraer turistas, sino también que los propios neoyorquinos redescubran su ciudad”.

En poco más de un año se han promocionado así 17 vecindarios. Cada mes, un nuevo barrio es destacado en el sitio web nycandcompany.org.

En Jackson Heights, por ejemplo, se hizo hincapié en la variada oferta gastronómica sudamericana y en la mezcla de culturas.

“Queens es una encrucijada internacional, y Jackson Heights-Corona es el perfecto ejemplo de ello”, señaló la concejal de la zona, Julissa Ferreras. “La gente se da cuenta de que en pocos sitios se come mejor o se pasa un mejor rato que aquí”.

Autoridades y residentes de El Bronx han luchado durante décadas para superar el estigma de violencia de los años 70. Hoy, el condado exhibe un notorio renacimiento económico y las tasas de criminalidad más bajas de su historia. Neighborhood X Neighborhood incluye en su campaña prósperas áreas comerciales como Fordham, muy cerca de las atracciones más conocidas como el Zoológico y Jardín Botánico de Nueva York.

El Concejo de Turismo del condado también lleva durante dos años realizando una campaña agresiva para mostrar lo que llama el “Nuevo Bronx”. Brendaliz Candelaria, subdirectora de la agencia, confirmó a El Diario que el turismo se ha multiplicado en ese período.

Para el presidente del condado Rubén Díaz, Jr., la promoción de esta nueva imagen de El Bronx es una prioridad. Recientemente organizó un tour para los managers de los principales hoteles de Manhattan, quienes quedaron impresionados con el potencial turístico de algunos lugares como Orchard Beach.

“Hace poco vi una pareja surcoreana bailando salsa en la playa y me acerqué a preguntarles cómo es que habían conocido ese lugar. Me dijeron que se los habían recomendado en su hotel”, recordó Díaz Jr. El funcionario, nacido y criado en El Bronx, no olvida que éste es conocido como El Condado de la Salsa, y tiene en carpeta ambiciosos proyectos para promover baile y condado a nivel mundial.

Para la mayoría de las agencias de turismo, Manhattan termina en la calle 110, con el Central Park. Fuera de un puñado de sitios como Saint John the Divine, The Cloisters y la Hispanic Society of America, el norte de la isla, donde florecen Washington Heights e Inwood, es terra incognita, aún para muchos neoyorquinos.

“Contamos con más zonas verdes que cualquier otro distrito, y algunos de nuestros parques, como Fort Tryon o Inwood Hill, tienen las vistas a parajes naturales más privilegiadas de Manhattan; eso hay que promocionarlo”, argumentó Ydanis Rodríguez, presidente de la comisión de transporte del Concejo.

La Ciudad no cuenta con datos que muestren el flujo de turistas en cada vecindario, pero los números globales indican que Nueva York ha aumentado exponencialmente el número de turistas que recibe al año hasta llegar a superar los 54 millones en 2013, y este año se espera llegar a la frontera de los 55 millones