Obama: EEUU tiene compasión, pero es un país de leyes

Pide a presidentes de Centroamérica apoyo para una repatración ordenada y segura de los niños migrantes
Obama: EEUU tiene compasión, pero es un país de leyes
Desde la izquierda, los presidentes de El Salvador Sánchez Cerén, Otto Pérez Molina de Guatemala, Barack Obama de EEUU y Juan Orlando Hernández, de Honduras.
Foto: efe

Tras una reunión de más de una hora con los presidentes de Honduras, El Salvador y Guatemala, el Presidente Barack Obama destacó que su país tiene “una gran compasión” por los miles de niños que han llegado solos a la frontera intentando entrar ilegalmente a Estados Unidos y quiere asegurar que se cumplan sus derechos, pero fue enfático al afirmar que los menores que no tengan casos válidos para recibir asilo “en algún momento serán sujetos a repatración”.

Las organizaciones no gubernamentales, las iglesias y los estadounidenses en todo el país han proveído asistencia para ayudar a los menores en esta crisis, explicó Obama a los mandatarios de Guatemala, Otto Pérez Molina; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; y Honduras, Juan Orlando Hernández, a quienes recibio en la Casa Blanca, en la que insistió insistió en la necesidad de disuadir a los niños y a sus familias de emprender el viaje.

“Digo esto no porque no tengamos compasión, sino porque también somos una nación de leyes” y hay un proceso legal para la inmigración.

Cuando alguien le preguntó a Obama sobre un programa piloto en ciernes para que los hondureños puedan solicitar refugio desde su país, el mandatario hizo una pausa y contestó que “bajo las leyes de EE.UU., nosotros admitimos a un determinado número de refugiados en base a requisitos muy estrictos” y estos casos no se aprueban “en base a necesidad económica o porque una familia vive en un mal vecindario”.

Obama se mostró abierto a la idea de que los hodureños puedan solicitar visa humanitaria o de refugiado si tienen un caso válido desde su país, aunque advirtió que en todo caso, si se aprueba, EE.UU., no necesariamente podría acomodar a un gran número de refugiados y que el objetivo debe ser buscar soluciones a corto y largo plazo que incluyan el combate a los traficantes que se lucran de familias vulnerables.

Los madatarios de los países centroamericanos tenían previsto conferencias de prensa por separado.

El jueves, los mandatarios centroamericanos reiteraron, no obstante, que más allá de soluciones inmediatas para la crisis actual, el Triángulo Norte de Centroamérica necesita un plan “a largo plazo” y una inversión por parte de EE.UU., que ayude a combatir la violencia en la región.

Pérez Molina planteó un “Plan Centroamérica”, similar al “Plan Colombia”, y aventuró que serían necesarios unos $2,000 millones en los tres países para evitar que se repitan situaciones como la actual.

Obama agradeció el liderazgo que han presentado los tres mandatarios del “Triángulo del Norte” para enfrentar los grandes retos que tienen y dijo que EE.UU., está dispuesto a continuar trabajando con ellos para frenar inmigración ilegal de menores y elaborar un plan de acción agresivo para combatir la violencia.

Hizo énfasis en que estos países trabajen con EE.EUU., para garantizar la repatriación ordenada y segura de los niños detenidos en lafrontera sur y dijo que le comunicó a sus homólogos todos los esfuerzos que su nación está realizando para destinar más recursos a la frontera, más instalaciones para cuidar los niños y más recursos para procesarlos de una forma ordenada y oportuna”, que protega además su derecho al debido proceso.

Obama agregó que él sigue dando prioridad a una reforma migratoria que pueda atender todos los componentes que contribuyan a la inmigración ilegal