Woodside: el corazón de Queens

En este microcosmos conviven personas de 49 países y se hablan 34 idiomas
Woodside: el corazón de Queens
La antigua panadería Uruguaya ha dado paso a Delicias Ambateñas, nombre proveniente de la ciudad de Ambato en Ecuador.
Foto: Gerardo Romo

@JoaquinBotero

Bienvenidos a Woodside, uno de los vecindarios más diversos de Queens.

Los primeros europeos que se instalaron en el área fueron los colonos holandeses e ingleses. La gran oleada migratoria del siglo XIX lo transformó: en la década de 1930 el barrio tenía un 80% de irlandeses, más una buena cuota de judíos rusos e italianos. Más tarde llegaron los chinos, coreanos, indios, filipinos (la “Pequeña Manila” se extiende por Roosevelt Avenue entre la 63 y la 71) y, por supuesto, los colombianos, ecuatorianos y mexicanos.

Según el último censo, los habitantes de Woodside vienen de 49 países y hablan 34 idiomas. El barrio tiene un 38% de hispanos, 33% de blancos, 29% de asiáticos y una muy pequeña población afroamericana.

Rodeado por Maspeth, Astoria, Sunnyside, Elmhurst y Jackson Heights, el barrio parece ubicarse en el centro exacto del condado. El tren 7 y el Long Island Rail Road lo atraviesan. La Roosevelt se cruza con las avenidas Skillman y Woodside.

En las tres hay corredores comerciales, aunque el vecindario es muy residencial, con muchos edificios y casas anteriores a la Segunda Guerra Mundial. Hay poco espacio para nuevas construcciones, señal de que el área ha sido muy apetecida para vivir.

María Iglesias (45) vive aquí desde hace veinte años. Desde hace dos posee el Restaurante La Adelita, en Roosevelt con la 52. El local combina con éxito una panadería, una tienda de abarrotes y el restaurante con patio.

“Hace dos décadas no había tanto latino por aquí; tenías que ir a Jackson Heights para conseguir productos, ahora hay de todo”, dice María, que también valora la seguridad. “Antes el barrio era peligroso, ahora cuando termino tarde siempre me voy caminando hasta la casa”, agrega.

La pareja formada por la colombiana Zenia Vesga (54) y el mexicano Javier Flores (50) vive en Jackson Heights pero pasa gran parte de su tiempo libre en Woodside visitando amigos o paseando con sus nietos por el parque Bombero Lawrence Virgilio. “Hay multiculturalismo y muy buena la comida de todas partes. Probamos de todo y si nos gusta, volvemos”, dice Javier.

Este clima amigable y distendido se contagia a todos los que visitan el barrio, como este cronista, que ya está pensando en regresar para comer una buena bandeja paisa o tomar una sopa de sancocho

– 54 años

– Natural de Bayamón, P.R.

– 4 años en el vecindario

El puertorriqueño Abdel Ríos es el dueño de Skillman Pets, la tienda de productos veterinarios más excéntrica que se pueda imaginar. Ríos decora la vitrina con más ingenio y cuidado que las tiendas de departamentos de Manhattan, aunque no tiene relación alguna con su negocio.

Escuche el podcast:

¿Cuándo surgió esta idea de las vitrinas?

Hace tres empecé decorando la ventana con el tema de las navidades en los años 30. Los niños se detenían encantados. Después hice uno de los años 40 y la Segunda Guerra Mundial, luego el tema de los años 50 con el surgimiento de la televisión.

¿Cómo es el proceso?

Me tardo alrededor de seis semanas. Yo lo imagino, lo diseño y después consigo las piezas. Hago mucho esfuerzo en conseguir las cosas auténticas de la época que quiero reflejar. Por ejemplo, la bandera de hace 50 años con 48 estrellas tardé seis semanas en conseguirla. A veces gasto dinero, de $1,200 hasta $1,500. Yo no soy coleccionista, después regalo los objetos.

¿Cuál fue la reacción de la gente al principio?

Primero se enojaban conmigo: decían que pasaban por el frente buscando la tienda y no la encontraban y pensaban que habíamos cerrado. Hasta que se acostumbraron y me preguntan cuándo viene la próxima renovación.

¿Esto le ha ayudado en las ventas?

No lo sé. Pero en vez de gastar dinero en publicidad, lo empleo en esto y me entretengo. Por lo demás mis precios son muy competitivos y el servicio es extraordinario.