La extorsión fuerza a los niños centroamericanos a huir a EEUU

Urgen esfuerzos conjuntos para ir al fondo del problema, afirman analistas
La extorsión fuerza a los niños centroamericanos a huir a EEUU
La inseguridad, las pandillas, la pobreza y la necesidad de reencontrarse con sus familiares son algunas de las causas que están generando la migración de niños a EEUU.
Foto: Getty

La violencia que está expulsando a decenas de miles de menores de edad de los tres países del “Triángulo Norte” de Centroamérica no podrá resolverse a menos que los esfuerzos conjuntos vayan al fondo del asunto: la actividad pandilleril generada por la falta de oportunidades y la corrupción de los sistemas generada por el narcotráfico, dijeron expertos.

Raul Hinojosa Ojeda, profesor de UCLA y director del Instituto de Integración y Desarrollo de Norteamérica, se encuentra en estos momentos en El Salvador estudiando el tema. Para él, no hay “conversación entre presidentes” que pueda cambiar lo que está pasando si no se resuelven los problemas de raíz. Esos problemas, señala, no se crearon de la noche a la mañana.

Para Hinojosa Ojeda, el problema inmediato y más grave no es el de las drogas, sino el de las pandillas que operan en las calles y poblados de esos países cobrando la llamada “renta”.

“Esta es una violencia de pandillas muy similar a lo que fue la violencia en Italia o en muchos otros países, principalmente viven de la pequeña extorsión. Aquí no hay mercado para la venta de drogas, así que se dedican a extorsionar pequeñas cantidades a los pequeños negocios“, dijo Hinojosa.

Las pandillas (mara salvatrucha y la 18, ambas con origen en Los Ángeles) se pelean los territorios en los que operan la “micro-extorsión”, dijo el catedrático. “De ahí vienen la mayoría de las muertes”, dijo. “También de la muerte de niños que se resisten al reclutamiento”.

Dijo que la “mano dura” aplicada por gobiernos en la región ha metido en la cárcel a muchos pandilleros, por lo que están reclutando jóvenes para que hagan su trabajo de cobrar la “renta” sin tener las consecuencias legales.

“Si los niños se resisten a veces los dañan, los matan para dar un ejemplo a los demás y dicen a las familias que si los denuncian a la policía, van a matar a toda la familia”, agregó.

Paralelamente, expertos en las tendencias del tráfico de drogas y del crimen organizado han estado hablando desde hace años de la creciente inseguridad ciudadana en estos países.

LEA MÁS SOBRE LOS NIÑOS MIGRANTES


FBI investiga estafas a familias de niños migrantes

Republicanos analizan estrategia sobre fondos para frontera

Alcalde ofrece alojar a 1,000 niños migrantes en Chicago


Desde al menos 2011, expertos como Cynthia Arnson, directora del Programa Latinoamericano del Centro Internacional Woodrow Wilson ha estado alertando al gobierno estadounidense y testificando al Congreso sobre este particular.

“Las redes criminales han operado en Centroamérica por décadas”, dijo Anrson en 2011 ante un comité del senado. “No hay duda que las presiones sobre los carteles de la droga en México han llevado a la expansión del crimen organizado en los territorios contiguos de Centro América”.

Hinojosa dice, sin embargo, que los jóvenes que migran solos o con algún adulto de su familia son víctimas directas de la actividad de la micro extorsión y reclutamiento pandilleril y que sus padres, muchos de los cuales trabajan en Estados Unidos, están buscando reunificarse con ellos.

“No hay conversación entre altos funcionarios que vaya a detener esa motivación humana”, dijo Hinojosa. “Lo que deberían hacer es invertir masivamente en programas de empleo para estos jóvenes”.

En el Salvador se ha calculado que el monto anual de “renta” que cobran las pandillas callejeras es de apenas $60 millones. “Están queriendo gastar miles de millones en cosas que no llegan al fondo del asunto”, dijo Hinojosa