las Farc pierden eslabón

@RaulBenoit

En un país anarquizado por el mismo Estado no hay manera de controlar a oficiales y a suboficiales de las fuerzas armadas al servicio del crimen. Por otra parte, el gobierno no lo hace porque estos sujetos corruptos escudan al régimen a cambio de beneficios conferidos por la tiranía.

Sin embargo, la captura del General retirado Hugo Carvajal en Aruba y su eventual extradición a los Estados Unidos, es un campanazo de alerta para los militares corruptos venezolanos quienes tendrán que comenzar a temer e irse preparando porque sus crímenes podrían estar en camino hacia la justicia, venciendo la impunidad.

Carvajal, quien no merece el rango de General porque de acuerdo a las acusaciones pertenece a una red criminal dentro de las fuerzas armadas venezolanas, pone a temblar a los traidores a la patria que están convencidos de que su poder es invencible y que saldrán bien librados ondeando la bandera de la revolución bolivariana.

Carvajal ha sido un alfil dentro del chavismo. Convenientemente en 2012 lo encargaron de la Oficina Nacional Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al terrorismo. Tras de ese significativo título al parecer se escondía un auténtico delincuente, quien fue servidor y leal a Hugo Chávez hasta su muerte.

Cuando comandó la Dirección de Inteligencia Militar, hay testimonios que dicen que ordenó la tortura y el asesinato de dos soldados colombianos que seguían a gente de las Farc en Venezuela. Supuestamente los mataron para proteger a los socios comunistas.

Este individuo era vigilado por la CIA y la DEA, debido a su relativa participación en operaciones de narcotráfico, lavado de dinero y apoyo a las Farc, que usa el territorio venezolano para sacar parte de la cocaína que produce.

Carvajal es un enemigo de Colombia porque habría protegido a subversivos y a narcotraficantes como creen las autoridades estadounidenses hizo con Wilber Varela, alias Jabón, un poderoso narco del Cartel del Norte del Valle que se ocultaba en Venezuela. Se sospecha que Varela fingió su muerte con el contubernio de Carvajal.

Los venezolanos de bien no deben sentir vergüenza por las actividades delictivas de antipatriotas como ese.

En EE.UU. lo pondrán en una celda como las que la justicia de aquí reserva a criminales como él. Incomunicado y debilitado sicológicamente, Carvajal podría revelar los secretos del chavismo.

Si este ex militar delata a sus compinches y entre ellos a algunos de los comandantes de las Farc que dialogan en La Habana, Juan Manuel Santos, de una vez por todas, tendría que reconsiderar el rumbo de las pláticas.

Las Farc perdieron un eslabón importante que perjudicará sus negocios ilegales