Contra la obesidad, ejercicio más que dieta

Una investigación reciente reveló que atender el consumo calórico no es tan importante como realizar actividad física.

Contra la obesidad, ejercicio más que dieta
Encontrar momentos para realizar actividad física es fundamental para evitar la obesidad.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

México – Durante muchos años el problema de la obesidad se ha centrado en la comida, pero recientemente se ha descubierto que está más bien asociado a la falta de actividad física.

Así lo informó la agencia Notimex al señalar que la inactividad física, más que el consumo calórico, es la primera responsable de la obesidad en la población, según un estudio realizado por la Universidad de Stanford.

Hoy por hoy se requiere un cambio más profundo pues no basta con decirle a la gente que haga ejercicio. Es necesario trabajar conjuntamente con empresarios, comunidades y gobiernos locales para fomentar estilos de vida más saludables entre la población, señala.

Los responsables del estudio comentan que durante años se consideró el hábito del consumo de calorías como la causa principal de la obesidad.

“De ahí la creencia generalizada de que la clave para bajar de peso es comer menos”, pero de acuerdo con pruebas realizadas, se determinó que una persona que hace ejercicio puede consumir la misma cantidad calórica sin complicaciones.

Para este estudio, aclararon, se tomaron como base los resultados de diversas encuestas de salud llevadas a cabo en Estados Unidos entre 1988 y el año 2010 a nivel nacional, con más de 90 mil entrevistados y establecieron que el ejercicio ideal equivalía a más de 150 minutos por semana o 75 en caso de que fuera vigoroso.

Pero las encuestas mostraron un claro incremento tanto en los índices de obesidad como de inactividad física, pues el número de calorías consumidas en promedio por la población mostró que el porcentaje de mujeres que reportaron no realizar ninguna actividad física pasó de 19% en 1988 a 53% en el 2010.

Mientras en el caso de los hombres inactivos registró un incremento de 11 a 43% en ese mismo lapso, por lo que la tasa de obesidad registró un aumento del 25 al 35% en mujeres y de 20 a 35% en hombres.

En ese sentido, el estudio de la Universidad de Stanford resalta que los números son alarmantes pues los hallazgos apoyan la noción de que el ejercicio y la actividad física son dos factores determinantes para frenar el desarrollo de la obesidad.

En la actualidad la recomendación de 30 minutos diarios de actividad física ya no es suficiente por lo que es necesario trabajar conjuntamente a fin de fomentar estilos de vida más saludables entre la población.