Republicanos latinos salen ‘reprobados’

Por su conducta frente a los indocumentados

Un 'boletín de calificaciones' fue elaborado por una coalición de diez grupos cívicos, religiosos, sindicales y comunitarios.
Un 'boletín de calificaciones' fue elaborado por una coalición de diez grupos cívicos, religiosos, sindicales y comunitarios.
Foto: ARCHIVO

Washington

Aunque demócratas y republicanos en el Congreso tienen parte de culpa por el obituario de la reforma migratoria en 2014, los líderes republicanos latinos, incluso quienes apoyaron el plan reformista, salieron reprobados en un “boletín de calificaciones” divulgado ayer.

El boletín de calificaciones de 2014, elaborado por una coalición de diez grupos cívicos, religiosos, sindicales y comunitarios, refleja la frustración de la comunidad inmigrante por la inacción en torno a la eventual legalización de los inmigrantes indocumentados.

La “Tarjeta de Evaluación Nacional de Inmigración”, que va de cero al 100%, el puntaje más alto, solo califica a los 435 miembros de la Cámara de Representantes que, según los activistas, le dieron la espalda a la comunidad inmigrante.

El Senado no fue incluido porque en junio de 2013 aprobó una reforma migratoria integral. En cambio, la Cámara Baja aprobó medidas para agilizar la deportación de los “Dreamers” y reforzar la vigilancia fronteriza, y ahora presiona por la expulsión de los niños migrantes en la frontera sur.

Así, entre los líderes latinos “reprobados” está el congresista republicano por Texas, Raúl Labrador, que figuró inicialmente en el llamado “Grupo de los ocho” que intentaba negociar una reforma migratoria. Labrador, que renunció al grupo por falta de consenso, recibió un puntaje del 18%. La legisladora republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, que desafió al liderazgo de su partido y apoya la reforma migratoria, recibió una calificación del 50%. Su colega republicano Mario Díaz-Balart, también de Florida, recibió un 30%, mientras que el legislador republicano por Texas, Bill Flores, obtuvo un “cero”.

La evaluación tomó en cuenta acciones de los congresistas en torno a medidas a favor o en contra de la población indocumentada

Aunque ninguno de los congresistas demócratas salió reprobado, los activistas indicaron durante una rueda de prensa que ambos partidos comparten responsabilidad en el asunto.

Expresaron confianza en que el presidente Barack Obama anuncie pronto la tan esperada serie de medidas para dar alivio migratorio a la población indocumentada, ahora que la reforma migratoria es asignatura pendiente para la próxima sesión del Congreso.

Según la coalición, que incluyó a organizaciones como el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), Mi Familia Vota, y LULAC, la tarjeta de calificaciones deja constancia de la postura de todos los congresistas y puede servir de guía cuando los hispanos vayan a las urnas en noviembre próximo.

“Con este boletín el mensaje que estamos enviando desde la comunidad de fé es que todo el mundo puede decir que la reforma migratoria está muerta pero nosotros creemos que sigue viva y los votantes van a exigir rendición de cuentas a sus legisladores. Los dos partidos nos prometieron una reforma y es hora de que cumplan”, dijo a La Opinión el Reverendo Tony Suárez, de la Conferencia Nacional Hispana de Liderazgo Cristiano (NHCLC)