Fuego cruzado por el tema migratorio

@maribelhastings

El Congreso está a punto de iniciar su receso de verano antes de las elecciones de medio término y las estrategias electoreras de ambos partidos pueden, como suele ocurrir, entorpecer la solución de asuntos cruciales para la nación, como la inmigración, o potencialmente romper el impasse del alivio administrativo para millones de indocumentados.

La emergencia humanitaria de la frontera, con miles de niños que cruzan solos provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador, eclipsó la discusión del alivio administrativo para indocumentados sugerido ante el bloqueo republicano a un plan de reforma migratoria amplia.

El presidente Barack Obama, empero, anunció en medio de la emergencia que presentará medidas administrativas, dentro de su autoridad legal, para ofrecer alivio migratorio potencialmente a millones de indocumentados, invitando así a una confrontación con los republicanos.

Obama subestimó la mala voluntad que le tienen los republicanos, quienes para no concederle ninguna victoria legislativa prefieren hundir el barco con todos adentro.

Es el mismo Obama que afirmaba no tener la autoridad de conceder alivio administrativo para algunos indocumentados, pero enfrentado en 2012 con la apatía de votantes latinos molestos por la falta de reforma y millones de deportados, amparó a jóvenes indocumentados mediante la Acción Diferida o DACA.

Obama fue reelecto con 71% del voto latino, mayor al 67% de ese sufragio que acumuló en el 2008. El mensaje fue claro: abordar sin miedo la reforma migratoria energiza los sectores electorales requeridos para ganar la Casa Blanca.

La emergencia humanitaria plasma quiénes controlan el Partido Republicano. Han explotado el éxodo afirmando que la frontera no es segura. Los republicanos acusan a Obama de excederse en sus poderes por girar medidas administrativas, pero quisieran que firmara una para cambiar la ley de 2008 y lograr la inmediata deportación de niños centroamericanos.

En el Senado la medida para encarar la emergencia fronteriza no incluye cambios a la ley de 2008 porque muchos demócratas se oponen a desproteger a los menores.

Los republicanos también esperan movilizar a su base con las amenazas de demanda y destitución, medidas de control fronterizo y deportación de niños.

Los demócratas esperan minimizar las anticipadas pérdidas de noviembre que amenazan con despojarlos del Senado y apuestan a que lo sembrado ahora les ayude en 2016. Los republicanos apuestan todo a movilizar a su base, algo que los ayudará este noviembre, pero no en 2016.

Y en este fuego cruzado algunos inmigrantes perderán