Activistas en Staten Island piden justicia por la muerte de Garner

En una reunión convocada por la NAACP más de 100 personas pidieron que policías involucrados fueran sometidos a la justicia.

Nueva York – Una acalorada reunión organizada por la Asociación Nacional para los Avances de la Gente de Color (NAACP) se dio el jueves en la noche con un claro propósito: pedirle a las autoridades que llevaran a juicio a los policías involucrados en la muerte de Eric Garner, el hombre que el pasado 17 de julio murió por una llave de estrangulamiento a la que lo sometieron policías que intentaban arrestarlo.

“No sé por qué lo atacaron. Seguramente por una situación racial”, dijo Edward C. Josey, presidente de la NAACP en Staten Island, en medio de al menos cien personas, entre las que estaban expertos en justicia criminal, miembros de la organización Legal Aid Society, policías y jueces retirados, e incluso voceros de la División de Derechos Humanos del Estado de Nueva York.

“Los policías involucrados en este homicidio, y especialmente Daniel Pantaleo, deben ser llevados a la justicia”, dijo Sherrilyn Ifill, presidente del departamento legal de la NAACP. “La autopsia sólo muestra lo que los neoyorquinos vieron en video: Garner fue asesinado por la Policía, sin ninguna razón aparente”.

La autopsia fue revelada el viernes pasado y, desde entonces, un ambiente de tensión se ha creado entre el NYPD y sus sindicatos, por un lado, y ciudadanos del común, políticos, y activistas de derechos humanos, por otro.

El martes, los sindicatos de policía Asociación Benevolente de Patrulleros (PBA) y Asociación Benevolente de Sargentos (SBA), anunciaron que no estaban dispuestos a aceptar que agentes en servicio salieran a la calle a estrangular a gente de color. También negaron que la muerte de Garner hubiera sido un homicidio y dijeron que defenderían a los oficiales involucrados.

En la reunión organizada por la NAACP, sin embargo, se oyeron varias quejas concernientes al uso excesivo de fuerza por parte de la policía; e incluso algunos preguntaron, en alta voz, qué hacer si se encontraban en confrontación con uniformados.

El jueves también se reveló que el informe de la autopsia final de Garner muestra que este no tenía ni alcohol ni drogas en el sistema al momento de su muerte. El documento también revela que este no sufrió traumas en la cabeza, pero sí golpes en las rodillas, por la posición a la que lo sometieron los oficiales.

La muerte de Garner se dio el pasado 17 de julio, cuando oficiales trataron de arrestarlo por supuesta venta de cigarrillos ilegales. Al no acceder al arresto, Garner fue sometido a una llave de estrangulamiento, lo que, posteriormente, causó su muerte.

Un escalofriante video del incidente fue grabado por el testigo, Ramsey Orta, quien fue arrestado el sábado pasado por posesión de arma criminal.

Curiosamente, la esposa de Orta, Chrissie Ortiz, también fue detenida el miércoles, por cargos de agresión. Según la Policía, Ortiz golpeó a una mujer que se encontraba criticando a su esposo en la calle.