Exigen al gobierno federal investigar el caso de Ramerley Graham

Padres del joven que murió a manos de la Policía en 2012 dicen que el Departamento de Justicia prometió una investigación

Exigen al gobierno federal investigar el caso de Ramerley Graham
Manifestantes hicieron el gesto de las manos arriba durante la protesta.
Foto: Daniela Sánchez

Nueva York — Una multitud protestó el miércoles en la Plaza Forley de Manhattan contra el silencio que el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) ha mantenido sobre el caso de Ramerley Graham, un adolescente que murió en 2012 tras ser disparado en su propia casa por un agente de la Policía de Nueva York.

En la manifestación estuvieron los padres, Constance y Frank Graham, quienes contaron, entre lágrimas, cómo hace un año exactamente el DOJ prometió investigar la muerte de su hijo, después de que, en segunda instancia, un juez de la corte de El Bronx decidiera no acusar al oficial, Richard Haste, por los hechos. La promesa, sin embargo, no ha sido cumplida.

“No hemos tenido noticias del DOJ. Las autoridades no se preocupan por nosotros, por nuestro hijo. Nos sentimos invisibles, frustrados”, dijo Frank.

Por su parte, Constance agregó: “¿Cuántos más tienen que morir para que los jóvenes de color sean tenidos en cuenta? Hace poco mataron a Michael Brown en Ferguson. Si no hay consecuencias, pronto volverán a matar aquí. Por eso, estamos pidiéndole al Fiscal General, Eric Holder, que investigue el caso”.

Los manifestantes caminaron con las manos en alto, un gesto que se convirtió en el símbolo de las protestas contra las autoridades a nivel nacional después de la muerte de Michael Brown a manos de la policía en Ferguson, Missouri, el 9 de agosto.

Miembros del Concejo y organizaciones como el Comité de Justicia, Malcom X Grassroots Movement, y Color of Change también acompañaron a los familiares en la protesta. Color of Change recogió más de 33,000 firmas de ciudadanos que apoyan una pronta investigación por el caso de Graham; firmas que fueron depositadas en cajas de cartón y después entregadas por Constance y Frank en la oficina del fiscal federal de Manhattan, Preet Bharara.

“Desde el principio hubo distorsiones, mentiras, sobre las acciones de Ramarley. Escuchamos que tenía una pistola y no encontraron ningún arma. Trataron a Constance y Frank como si fueran criminales. No quiero entrar en el aspecto constitucional de las cosas, sino en el lado humano. No puede ser que el DOJ haya dicho hace un año que estaba revisando el caso y aún no se haya pronunciado”, dijo el asambleísta Karim Camara, líder del Caucus Negro, Latino y Asiático de la Legislatura estatal.

Por su parte, Andy King, miembro del Concejo por el distrito 12 de El Bronx, dijo que “las cosas no han cambiado. Desde hace décadas tenemos el mismo prejuicio hacia la gente de color, cometemos los mismos crímenes contra ellos. La matanza de Ramarley hizo parte de Stop and Frisk y de la llamada política de las Ventanas Rotas. ¡Es lo mismo! El DOJ debe responderle a esta familia, antes de que las aguas sean difíciles de calmar”.

Dentro de los manifestantes había personas cargando pancartas con las caras de Eric Garner, Michael Brown, Shantel Davis, y Malcolm Ferguson, todos jóvenes que murieron en incidentes con policías.