CVS da nuevos aires al dejar de vender cigarrillos

La cadena de farmacias también cambia de nombre para buscar atraer más clientes
CVS da nuevos aires al dejar de vender cigarrillos
La cadena CVS tiene 7,700 tiendas a nivel nacional.
Foto: Getty

Nueva York – La cadena nacional de farmacias CVS prometió y cumplió: a partir de este miércoles deja de vender cigarrillos. Además, cambió su nombre a CVS Health. Donde antes se exhibían cigarrillos y tabaco, ahora hay mensajes en su contra, y la compañía reconoce que la apuesta es “perder para ganar”. Se calcula que anualmente dejará de recibir $2,000 millones en sus 7,700 tiendas a nivel nacional, pero espera compensar con el creciente mercado de los servicios de salud.

La decisión de CVS de dejar de vender cigarrillos a partir de la medianoche de este martes se adelanta a un mes a lo anunciado inicialmente.

El cambio de marca puede ser lucrativo ya que atraerá a proveedores médicos que cierran la brecha entre clientes y doctores. CVS ya opera 900 “clínicas de un minuto” donde se pueden conseguir servicios simples como pruebas de la presión arterial o vacunas contra la gripe.

“Estamos en la vanguardia en el cambiante mercado de la salud”, dijo en un comunicado Larry J. Merlo, presidente de CVS Health.


Lee también:

CVS perderá $2,000 millones al dejar de vender cigarrillos

Cese de venta de cigarrillos de CVS podría influenciar a otras farmacias


CVS se asoció con 40 sistemas de salud, incluyendo hospitales locales, para poner en funcionamiento esas clínicas. Otras cadenas de farmacias como Wal-Mart y Walgreens, también han atraído socios en proveedores de salud aunque no tengan planes de dejar de vender tabaco.

En tanto que la industria médica se prepara para la avalancha de nuevos pacientes con la ley de seguro asequible, las farmacias ven una oportunidad de proveer servicios básicos a clientes que quizás no quieren esperar para ver un médico. Algunas tiendas grandes como Walmart ya pueden ofrecer ciertos servicios a pacientes al margen del sistema de salud.

El Fiscal General de Nueva York Eric T. Schneiderman aplaudió la decisión de CVS, indicando que “al acelerar su plan para eliminar el tabaco de las estanterías, CVS ha dado prioridad a la salud pública sobre los beneficios empresariales, y yo los aplaudo”.

El Fiscal le pidió a otras grandes cadenas de farmacias en todo el país, incluyendo Wal-Mart, Walgreens, Rite-Aid, Safeway y Kroger que también eliminen tabaco de sus estanterías.

Enfermedades relacionadas con el tabaco son la principal causa de muerte evitable en Estados Unidos. En el 2013 se registraron alrededor de 480,000 fallecidos, más que la combinación de muertes por sida, alcohol, drogas ilegales, accidentes de tráfico y armas de fuego. Desde 1965, más de 20 millones de estadounidenses han muerto prematuramente como consecuencia del consumo de tabaco.