#HastaSiempreCerati: la música pierde el compás de un genio

Gustavo Cerati, una de las leyendas del rock en español, sucumbe al derrame cerebral que lo dejó en coma hace cuatro años. Deja una herencia musical memorable

#HastaSiempreCerati: la música pierde el compás de un genio
Gustavo Cerati murió ayer a los 55 años en su Argentina natal tras cuatro años postrado en una cama, donde permaneció en coma./
Foto: Reforma

@LuceroAmador

La esperanza terminó.

Fueron cuatro años en los que sus familiares, amigos y seguidores mantuvieron la fe de que un día la leyenda del rock argentino despertara.

Pero Gustavo Cerati nunca volvió.

Desde aquel 15 de mayo de 2010, luego de su presentación en Caracas, Venezuela, entró en un coma, un profundo sueño, tras su derrame cerebrovascular.

Gustavo Adrián Cerati Clark murió ayer de un paro respiratorio, a los 55 años de edad, en su Argentina natal.

Sus seguidores y amigos desbordaron las redes sociales con mensajes en los que recordaron su trayectoria y la influencia que tuvo en ellos con sus canciones. Su lírica y su estilo melódico dejaron una huella indeleble.

Cerati fue músico, cantautor, compositor y productor discográfico, considerado uno de los más influyentes y reconocidos del rock iberoamericano. Muchas veces estuvo adelantado a su época, no solo en Latinoamérica sino también en el ámbito mundial.

Fue fundador, junto con su amigo Héctor “Zeta” Bosio, de la famosa banda Soda Stereo. Y en los últimos años había continuado su carrera como solista.

Mucho antes de que cayera en ese coma que lo dejó en estado vegetativo, era considerado una leyenda del rock argentino.

Tuvo dos hijos: Benito, de 21 años, también dedicado a la música, y Lisa, de 18, fruto de segundo matrimonio con la modelo chilena Cecilia Amenábar.

Cerati se había casado por primera vez en los 80 con Belén Edwards y. al momento del accidente llevaba cuatro meses con una nueva novia, la modelo Chloé Bello.

Su madre, Lilian Clark, cuidó de él en los años que estuvo en coma, y siempre tuvo la esperanza de que su hijo un día despertaría.

En 1982, en Punta del Este, quedó confirmado que los caminos de Cerati y Héctor “Zeta” Bosio estaban predestinados a encontrarse.

Se conocían con anterioridad porque eran compañeros en la carrera de Publicidad de la Universidad del Salvador, y luego de experimentar por muy poco tiempo con la formación de otras agrupaciones —como Savage y Vozarrón—, Cerati y Zeta Bosio, ya habían creado lo que sería Soda Stereo.

Sin embargo, Soda Stereo queda formada, como tal, cuando llega Charly Alberti y realizan sus primeros conciertos con el nuevo nombre de la banda en julio de 1983.

En agosto de 1984 se publica su primer disco llamado “Soda Stereo” y temas como “Sobredosis de TV”, “Vitaminas” y “Un misil en mi placard” entraron a las discotecas argentinas y se popularizaron.

En ese momento, sin saberlo, la banda se registraba en la historia como una de las que transformó el rock de los ochenta en Argentina y el resto de América Latina.

Soda Stereo, después de 15 años, anunció su separación a través de un comunicado de presa, el uno de mayo de 1997, por conflictos personales y musicales de sus integrantes.

A partir de entonces, Cerati hizo una exitosa carrera como solista hasta aquel trágico 15 de mayo de 2010, cuando entró ese sueño profundo del que nunca despertó