Un emprendedor para la comunidad hispana

Jerry Azarkman dejó Israel para buscar una oportunidad en EEUU
Un emprendedor para la comunidad hispana
Jerry Azarkman ya tiene en mente un nuevo negocio.
Foto: Suministrada

Jerry Azarkman no quiso luchar en más guerras en Israel tras participar en la del Yom Kipur. Inspirado por el California Dreamin’ de The Mamas & The Papas dejó su país casi sin dinero para llegar a un lugar desconocido cuyo idioma no hablaba. Consigo se llevó el consejo de su padre de que “no había nada que no pudiera hacer”.

Eso fue en 1976, cuando tenía 22 años. Hoy es un reconocido empresario en California y gracias al mercado latino. “Los únicos en todo Los Ángeles que me abrieron la puerta”, dice. Él ha hecho algo que pocos hacen por los latinos: les ha dado crédito.

Azarkman dio sus primeros pasos usando los últimos $20 que le quedaban para comprar un juego que luego vendería de puerta a puerta. Ni americanos, ni coreanos, nadie quiso saber de él, hasta que llegó a un barrio latino y sin entender el idioma vendió el juego a crédito y ganó la confianza de los vecinos.

Las ventas puerta a puerta le permitieron entender el mercado latino y poner los cimientos de Curacao. Se trata de una cadena de tiendas de electrodomésticos, electrónica de consumo, muebles, joyas y cosméticos tiene ahora 11 tiendas en California y Arizona y su público es, sobre todo, hispano.

Azarkman, dice que aprendió español y cholo antes que inglés. Para su tienda incluso diseñó un grill específico para las pupusas.

El crédito, es la clave de las ventas de Curacao, como fue al inicio con el puerta a puerta. Aunque más del 50% de los latinos no tiene calificación crediticia, esta tienda les ha dado lo que bancos y otras tiendas les niegan.

“Los bancos no entienden la psicología de los hispanos”, explica Azarkam. “Yo se que si alguien se retrasa con los pagos no significa que no vaya a pagar, sino que el concepto del tiempo no es tan importante”. Azarkman dice que si un emigrante que trabaja como jardinero, por ejemplo, no tiene prueba de tener un sueldo pero tiene familia en la zona y teléfono, entre otras cosas, él le da crédito porque sus estudios de datos le muestran que merece esa confianza.

Este empresario lleva tres años estudiando el impacto de la tecnología en las ventas y quiso establecer un nuevo concepto de tienda en Curacao. El consejo de dirección no estaba de acuerdo y a pesar de que él fue el fundador la ha dejado para poner en marcha su idea con una nueva empresa, Star World.

Su modelo, en cierta medida es el de las tiendas de Apple en la que los dependientes informan sobre productos pero no presionan para vender. Azarkman dice que con los smartphones todo el mundo compara precios y eso complica la rentabilidad de las tiendas.

Star World está basado en tiendas pequeñas (más baratas y fáciles de expandir) que solo contienen los productos que los clientes mayoritariamente quieran comprar (el 20% de los que dejan el 80% de las ventas) y menos personal para poder competir en precios ¿Cómo saber qué productos son los clave?

Azarkman confía en la tecnología y los datos que le permiten anticipar comportamientos de compra de la misma manera que analiza perfiles en medios sociales, entre otros lugares, para sacar algunos de los datos que le ayudan a entender perfiles crediticios. “Es una tecnología que usan en Europa, y he adaptado”, explica.

Azarkman quiere abrir unas 350 tiendas en todo el país y espera tener la primera lista el día de la madre.

Vuelve a ser un emprendedor pero ¿Tiene energía para ello? “Tengo mucha aunque no tanta como antes. Eso sí ahora se más y conozco a más gente”