Florence Cassez presenta denuncia por detención en México

Fue sentenciada a 60 años de prisión por del delito de secuestro, pero pasó solamente siete años detenida
Florence Cassez presenta denuncia por detención en México
La ciudadana francesa siempre negó su participación en los secuestros.
Foto: EFE

A más de año y medio de ser liberada por la justicia mexicana, la ciudadana francesa Florence Cassez presentó en París una denuncia por su detención “ilegal”, informaron fuentes oficiales.

Cassez pasó siete años en prisión, de 60 a los que había sido sentenciada, por el delito de secuestro, pero fue liberada en enero de 2013 debido a que la Suprema Corte de Justicia determinó que hubo fallas en el debido proceso, lo que provocó que la inculpada fuera liberada inmediatamente.

La agencia EFE amplía la información

La demanda contra “X”, en la que no especifica al presunto culpable, fue interpuesta este martes ante la Fiscalía parisina y busca que la Justicia identifique y condene a los autores de su arresto.

Cassez llegó a México en 2003 y fue detenida el 8 de diciembre de 2005, acusada de participar en una banda de secuestradores liderada por su entonces novio, Israel Vallarta, a quien había conocido allí.

Un día después, la Policía mexicana simuló su captura en directo, en una actuación emitida por Televisa, algo que quedó al descubierto en febrero de 2006 y que, según la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), contaminó el proceso legal hasta el punto de viciarlo de origen.

La mujer fue condenada a 60 años de prisión por secuestro y otros delitos y, en marzo de 2012, la SCJN rechazó anular la sentencia, pero admitió que hubo violaciones graves en el proceso, por lo que el caso volvió a ser examinado en el alto tribunal y terminó con su liberación más de un año después.

Durante su Administración, el ahora expresidente francés Nicolas Sarkozy presionó al Gobierno mexicano para que trasladara a Florence a cumplir su pena en territorio galo, en el marco del Convenio de carácter voluntario sobre Traslado de Personas Condenadas adoptado en Estrasburgo (Francia).

Dicha presión derivó en un conflicto diplomático entre ambas naciones en 2011, cuando México suspendió su participación en las celebraciones del Año de México en Francia, después de que Sarkozy las dedicara a Cassez y estipulara que en cada acto se mencionaría el asunto.

La “reconciliación” entre ambos países se materializó el pasado abril en un viaje a México del actual presidente, François Hollande, en la que este afirmó junto al mexicano Enrique Peña Nieto la voluntad de abrir una “nueva página” a través de una “cooperación excepcional” en una amplia gama de sectores.