Muhammad Ali más allá de las peleas

'El más grande' cuenta su propia historia como hombre de familia en nuevo documental

Muhammad Ali más allá de las peleas
ali
Foto: authors

@newsgus

El guerrero. El campeón. El hablador. El musulmán. El militante. Todo eso resumido en dos palabras: Muhammad Ali.

Su vida está escrita en infinidad de libros. Su talento quedó guardado en películas y documentales. Pero es ahora su voz, esa voz que se fue arrastrando más y más conforme el Parkinson lo invadía, la que ahora presenta al gran boxeador como padre, hermano, amante y hombre de familia.

Es por eso que vale la pena ver el documental ‘I Am Ali’ (Yo soy Ali) que se estrena en cines de todo el país este 10 de octubre. El filme utiliza grabaciones íntimas del peleador para pintarnos ese retrato que hasta ahora no figuraba en la narrativa del mejor peso completo de todos los tiempos.

El filme se aleja de los clásicos y polémicos temas que pintan la mayoría de los recuentos sobre el medallista olímpico en Roma 1960: su conversión al Islam y su negativa para enlistarse al Ejército estadounidense en plena guerra de Vietnam.

En cambio, recorremos cerca de 20 años de su vida y lo escuchamos hablarle a sus hijos sobre Dios, la importancia de la educación y lo que depara el futuro en cintas que el mismo Ali grabó para que esos pequeños las escucharan cuando fueran grandes, acaso una siniestra premonición de la imposibilidad para hablar que el mal de Parkinson le produjo.

“Este es un micrófono y cuando seas una niña grande voy a reproducir esta grabación para que puedas escucharla”, se escucha a Ali decirle a una de sus hijas en una de esas cintas que ahora se hacen públicas.

El documental cuenta con apariciones de George Foreman y Mike Tyson. Y es Foreman, quien cayera en 1974 ante Ali en esa legendaria pelea ‘Rumble in The Jungle’ en el país entonces conocido como Zaire (hoy República Democrática del Congo), quien nos da una idea de la figura que Muhammad Ali era.

“Boxear era sólo una de las cosas que Alí hizo en su vida”, comenta el púgil en la cinta.

El documental de 1 hora y 50 minutos de duración logra ensalzar la figura del hombre más allá de todas las peleas que libró dentro y fuera de los ensogados

http://www.eldiariony.com