Enfermeras denuncias graves fallas

Enfermeras denuncias graves fallas
Denunciaron que el equipo de protección usado no fue el adecuado, que los cubriera de la cabeza a los pies.
Foto: archivo

Dallas

El mayor sindicato de enfermeras en Estados Unidos denunció graves fallas en el Hospital Presbiteriano de la Salud de Texas, que colocó a su personal y pacientes en riesgo durante la atención del primer paciente con ébola, Thomas Eric Duncan.

El National Nurses United informó en un comunicado que de acuerdo al testimonio recibido de varias de sus afiliadas que laboran en el hospital, las fallas en el tratamiento de Duncan se dieron desde el inicio. Duncan permaneció durante horas en la sala de emergencias del hospital junto con otros siete pacientes antes de que a él se le colocara en aislamiento.

Entre las fallas o errores cometidos, el sindicato enlistó el hecho de que el personal ingresara y saliera de la sala de aislamiento de Duncan, sin equipo de protección adecuado.

Se informó que las muestras de laboratorio de Duncan, que contenían el virus de ebola, fueron transportados a través del sistema de tubo de succión del hospital en lugar de ser selladas y manejadas por separado y por lo tanto “todo el sistema de tubo se puedo haber contaminado”.

Quienes lo atendieron utilizaron durante el primer día “batas de hospital endebles” que dejaron sus cuellos, cabezas y piernas al descubierto. El equipo de protección adecuado, que los cubría de la cabeza a los pies, les fue suministrado hasta el segundo día de que Duncan permaneciera en la unidad de cuidados intensivos.

El sindicato, que agrupa a unas 185 mil enfermeras en todo el país, aseguró que a algunas de las enfermeras que trataron a Duncan se “les permite hacer otras tareas normales de atención” a los pacientes a pesar de que se había producido “grandes cantidades de diarrea y vómitos”, mientras que lo trataron aumentando los riesgos de contaminación.

Señaló que el hospital no había emitido nunca antes protocolos para manejar los casos de ébola, por lo que las enfermeras se sentían “sin soporte, sin preparación y engañadas, dejadas a manejar su propia situación”.

Autoridades del l Hospital Presbiteriano de la Salud, no respondieron a las denuncias concretas emitidas por el sindicato de enfermeras