No cesan las protestas por estudiantes

No cesan las protestas por estudiantes
Familiares y compañeros de los estudiantes desaparecidos se tomaron un peaje en la autopista a Acapulco.
Foto: GM

Chilpancingo

En pequeñas camionetas de redilas y microbuses, desbordados por los costados, dos centenares de estudiantes de diversas normales del país y profesores se encaminaron desde esta ciudad rumbo a Acapulco y, a medio camino, se bajaron para tomar por enésima vez una garita de peaje.

Una “probadita” de lo que se espera el próximo viernes en el puerto, dijo René Fuentes, el vocero de de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG).

El gobernador Ángel Aguirre se trasladó a Acapulco desde que hace 19 días asesinaron a seis personas y desaparecieron a 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa presuntamente entre policías municipales de Iguala y Cocula corrompidas por la organización Guerreros Unidos, una célula de los Beltrán Leyva.

“Ya sabe el gobierno lo que somos capaces de hacer”, dijo Fuentes, quien participó en la “toma de la caseta”, en referencia a la quema del Palacio de Gobierno y el Ayuntamiento de Chilpancingo, que hicieron el lunes pasado, al el cierre de bancos y otras acciones para radicalizar las protestas.

Frente a la garita de peaje de Palo Blanco, los despidieron a los cobradores para imponer un sistema de cobro en cubetas y botes, entre banderines rojos y fotografías de los muchachos desparecidos,

Cincuenta pesos (cuatro dólares) por vehículo que, según Fuentes, utilizarán para apoyar a los padres de familia de las víctimas, para gasolina, transporte y sobrevivencia de quienes apoyan el movimiento