Conmoción en Brooklyn por asesinato de niña hispana

La menor Jeida Torres, de tres años, murió por culpa de una paliza

Mientras se aguardaba ayer a que se presentaran cargos contra el supuesto asesino de una niña hispana de tres años que murió el sábado a causa de una brutal paliza en Brooklyn, los vecinos continuaban impactados por el suceso.

La Policía informó que la niña, identificada como Jeida Torres, fue hallada inconsciente por la tarde en un apartamento de un refugio para desamparados de la Ciudad situado en 38 Cooper Street, en el área de Bushwick. Su hermano Andrew, de cinco años, también se encontraba en la vivienda y presentaba varias heridas en su cuerpo, aunque estaba consciente en el momento que llegaron las autoridades, que fueron alertadas por una llamada al 911.

Ambos fueron trasladados al Wyckoff Hospital, donde la niña, que presentaba señales de estrangulamiento y de golpes en la cabeza y el pecho, fue declarada muerta. Su hermano fue internado en condición estable.

La Uniformada también anunció que se había detenido a un sospechoso en relación al suceso, a quien no se había identificado oficialmente ni se habían presentado cargos en su contra al cierre de esta edición, pero que múltiples reportes y testimonios de vecinos confirmaron que se trataba del Kelsey Smith (20), el esposo de la madre de los niños Kimberly Torres, quién estaba a cargo de ellos mientras ella trabajaba.

“Nos han dicho que él se puso a golpearla porque se había orinado encima y no nos lo podemos creer”, dijo una vecina que sólo quiso identificarse como Mary. “Les he visto alguna vez por la calle. Son una pareja muy joven, pero parecían normales. Él actuaba como un padre con los niños, no me explico que ha podido pasar”.

Otra vecina que no quiso identificarse, dijo que el vecindario tiene problemas de drogas, y que no le extrañaría que Smith fuese drogado cuando le propinó la fatal paliza a la niña.

El sospechoso, que había huido de la escena, fue arrestado en Queens, y, según el Daily News, acumulaba una larga lista de antecedentes delictivos y había sido detenido en más de una decena de ocasiones por robos y agresiones relacionadas con actividades de pandillas, entre otros cargos. Al parecer en el momento de la detención presentaba cortes auto infringidos que podrían indicar que había intentado suicidarse. Smith permanece bajo custodia policial en el hospital de Elmhurst.

Este año, el alcalde Bill de Blasio anunció que varios centenares de niños que vivían en algunos centros para desamparados de la Ciudad iban a ser trasladados por las pobres condiciones habitables que presentaban, aunque el refugio de Cooper Street no estaba en la lista.

El Departamento de Servicio para Desamparados (DHS, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado para anunciar que estaba cooperando con la Policía para esclarecer lo sucedido.