Enfermera de NJ sale de aislamiento

Nueva York

Una enfermera estadounidense que se había quejado de la cuarentena a la que fue obligada tras regresar de África Occidental terminó el aislamiento y fue trasladada ayer al estado de Maine, informaron fuentes oficiales.

Se trata de Kaci Hickox, que fue puesta en cuarentena el viernes pasado después de llegar al aeropuerto de Newark, en el estado de Nueva Jersey, tras haber trabajado en Sierra Leona, uno de los países más afectados por la epidemia del ébola, aunque no presentaba síntomas de ébola.

La decisión de aislarla obedece a una serie de controles especiales anunciados el mismo viernes por las autoridades de Nueva York y de Nueva Jersey para quienes lleguen procedentes de zonas expuestas al ébola.

Pero en distintos medios de comunicación, la enfermera denunció el “trato inhumano” al que fue sometida, colocándola en un carpa montada en un hospital de Nueva Jersey, y el domingo sus abogados anunciaron acciones legales para terminar con esta situación.

También autoridades como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y representantes de la administración federal criticaron el trato dado a Hickox.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, anunció en declaraciones a los periodistas que la enfermera saldría ayer mismo del aislamiento y sería enviada en un avión privado al estado de Maine, donde reside.

Hasta entonces, según un comunicado oficial del Departamento de Salud del estado, seguirá bajo la cuarentena impuesta por el Gobierno de Christie.

“Funcionarios de salud de Maine han sido notificados de estos arreglos y harán sus propias determinaciones de acuerdo con sus normas cuando llegue allí”, agregó el comunicado oficial.

El pasado fin de semana, en distintas declaraciones a medios de comunicación, la enfermera consideró que la cuarentena a la que fue obligada es “realmente inaceptable” y una violación a sus derechos humanos básicos.

Expertos en salud han dicho que sólo es necesario poner en cuarentena a un sospechoso de estar infectado de ébola si presenta síntomas, como una fiebre alta o dolores gastrointestinales, algo que la enfermera negó tener.

Hickox había trabajado con Médicos sin Fronteras (MSF) en Sierra Leona cuidando a enfermos de ébola y ha dado negativo en las pruebas de ébola que se le han practicado.

El aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey, por el que arribó la enfermera, es la terminal aérea alternativa para quienes llegan también a Nueva York. Los gobernadores de los dos estados están coordinando acciones contra la epidemia desde la semana pasada