Hispano de NY acusado por mentir sobre complot para asesinar a Obama

El acusado, Juan Medina, fue arrestado ayer en su hogar de la ciudad de Yonkers

NUEVA YORK – Un latino fue acusado el miércoles en Nueva York de haber mentido al Servicio Secreto sobre una llamada que alertaba sobre un presunto complot para asesinar al presidente Barack Obama, informó la fiscalía federal del distrito sur en Manhattan.

El acusado, Juan Medina, fue arrestado ayer en su hogar de la ciudad de Yonkers, y, tras ser llevado a una corte federal donde le presentaron cargos, fue dejado en libertad luego de pagar una fianza.

De acuerdo con los documentos presentados en el tribunal, el pasado 29 de agosto, cuando el Presidente visitaba el condado de Westchester, el servicio de emergencias 911 recibió una llamada en la que una persona alegaba que su excompañero de piso iba camino a NY con dos fusiles, un AK-14 y un AK-47, para asesinarle.

El hombre, que se identificó como “Hassan”, les dio la dirección de su excompañero de piso en Connecticut y una descripción de su vehículo.

Tras su llamada, docenas de agentes federales, estatales y locales fueron enviados a NY y Connecticut en un intento de localizar al hombre y su vehículo, señala un comunicado de prensa de la fiscalía.

Agentes del Servicio Secreto llegaron a la residencia del presunto sospechoso en New Haven, y entrevistaron a sus vecinos, tras lo que extendieron la investigación a pueblos cercanos. Horas más tarde, el vehículo fue localizado en un estacionamiento del pueblo de Hamden.

Los investigadores no encontraron ninguna evidencia que sustentara las denuncias de la llamada durante el registro a la casa y el vehículo del presunto sospechoso, indica el documento.

Agrega que el hombre, que estaba sorprendido de que el Servicio Secreto le andara buscando, cooperó con la investigación y dijo a los agentes que creía que un hombre llamado Juan, que era amigo de su novia, habría hecho la llamada al 911.

El pasado 1 de septiembre, oficiales de la agencia de seguridad fueron hasta la residencia de la mujer, donde hallaron a Medina, quien aseguró que él no había hecho la llamada. El 3 de septiembre accedió a ser entrevistado por la Policía y el Servicio Secreto, y una vez más negó haber contactado con el 911 e incluso desconocer quién lo habría hecho, y firmó su declaración.

En otra nueva entrevista, el hispano aceptó haber hecho la llamada para denunciar el presunto complot para asesinar al Presidente. El acusado realizó la llamada desde un teléfono móvil que luego vendió en la calle.

El individuo confesó que hizo la llamada porque no le gustaba la relación de la mujer con su antiguo compañero de piso y lo quería meter en problemas, indica el parte de prensa.