Contaminación en el hogar provoca 4.3 millones de muertes

Según la Organización Mundial de la Salud, el 50% de las muertes de niños por neumonía es causado por este factor
Contaminación en el hogar provoca 4.3 millones de muertes
Cocinar con gas es lo más seguro.
Foto: Thinkstock

Ginebra – Especialmente en los países de bajos ingresos, cocinar con combustibles como carbón provoca, entre otras afecciones, enfermedades respiratorias crónicas, cáncer de pulmón e incluso la muerte.

EFE informó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó directrices para intentar reducir la contaminación ambiental en el interior de los hogares, que anualmente causa la muerte de 4.3 millones de personas.

Dicha polución es causada mayoritariamente por la utilización de carbón, queroseno o biomasa para cocinar.

Ante esta situación, la OMS recomienda reducir o anular el uso de carbón y de queroseno en los hogares, porque su combustión emite partículas contaminantes que pueden superar hasta 100 veces las recomendadas por los estándares internacionales.

De hecho, se calcula que el 50% de todas las muertes por neumonía en niños menores de 5 años se debe a la polución en el hogar.

La principal recomendación es cambiar estas fuentes de combustible por gas, biogas, gas natural, etanol o electricidad.

Según las estimaciones de la OMS, 3,000 millones de personas en el mundo no tienen acceso a combustibles limpios para cocinar, calentarse e iluminar sus hogares.

La contaminación en el hogar causa principalmente ataques cerebrales (34%); ataques al corazón (26%); afecciones pulmonares crónicas (22%); infecciones respiratorias agudas en niños (12%) y cáncer de pulmón (6%).

Según la OMS, la casi totalidad de los 3.4 millones de fallecimientos estimados tuvieron lugar en países de ingresos bajos y medios, y sólo 20,000 en naciones ricas.

Las regiones del Sudeste Asiático y del Pacífico Occidental fueron las que más muertes contabilizaron, 1.69 y 1.62 millones respectivamente.

Otros 600,000 decesos ocurrieron en África; 200,000 en el Mediterráneo Oriental; 99,000 en Europa; y 81,000 en las Américas.