Rubén Blades aspira nuevamente a la presidencia de Panamá

El salsero confía plenamente en que en esta ocasión sus propuestas serán creíbles y sostenibles a largo plazo
Rubén Blades aspira nuevamente a la presidencia de Panamá
¿Será la segunda la vencida?
Foto: Suministrada

Detrás de bambalinas en Jazz at Lincoln Center, en un salón dominado por la presencia de músicos y sus familiares, se dan los últimos toques a lo que será un concierto de salsa al mejor estilo de uno de los grandes.

El motivo del ensayo son los anticipados conciertos que Rubén Blades realizará en el Rose Theater desde el jueves hasta el sábado. Serán tres noches en las que el artista interpretará un repertorio tan ecléctico que incluye desde el tema de R&B “Fever”, hasta clásicos de la salsa como “Juan Pachanga”, “Ligia Elena” y por supuesto “Pedro Navajas“.

Vestido totalmente de negro, con sweater y tenis como para enfrentar la lluvia neoyorquina, además de su acostumbrado sombrero tipo fedora, Rubén Blades practica las letras relajado y con una sonrisa de oreja a oreja.

A pesar de la leyenda que precede al ídolo panameño, en el estudio de ensayos quien se roba el show es un pequeño de no más de dos años, quien baila al compás cada uno de los temas interpretados por Blades.

Una vez se da por terminado el ensayo, el panameño se toma fotos con todo el que se lo pida, pero cuando se le pregunta por sus aspiraciones a la presidencia de su país, el sonriente semblante del salsero se transforma en seriedad…tiene muchas cosas que decir.

“Estoy planteando que si tengo salud, el argumento armado, y el apoyo que se va a necesitar, lo haría como independiente. Ese es el lugar (la presidencia) desde donde se podrían realizar los cambios que la nación necesita”, manifiesta Blades.

“Cada país tiene sus propios problemas y posibilidad de resolverlos. Todos estos problemas que existen en nuestros países los hemos creado nosotros mismos, y nosotros mismos los podemos resolver, entonces la pregunta es hasta qué punto tenemos la voluntad“, añade.

Aunque ya había realizado un intento fallido por obtener la presidencia panameña en 1994, cuando solo recibió el 17% de los votos, el salsero confía plenamente en que en esta ocasión sus propuestas serán creíbles y sostenibles a largo plazo.

“Yo creo que tengo credibilidad de presentar un argumento para que la gente lo discuta, creo que va a ser un argumento dirigido a una visión de país a largo plazo, que es inclusiva y que va a tratar de devolverle a la gente la confianza…Lo primero que se tiene que reformar es el sistema jurídico, un país que no confía en sus leyes, en donde la impunidad existe, es donde va a haber corrupción”, asegura.

La mala noticia para los fanáticos de Blades es que esta nueva aspiración significa que una vez más, el salsero se alejará de los escenarios, pero prometió que antes de retirarse dejará listo varios álbumes, entre ellos un disco de rock, uno de música brasileña, y por supuesto, de salsa.