Tamiz auditivo en el bebé para prevenir sordera

Entre los varios estudios que deben practicarse al recién nacido, el tamiz auditivo ayuda a detectar a tiempo cualquier problema auditivo
Tamiz auditivo en el bebé para prevenir sordera
A los varios estudios que deben hacerse al recién nacido, está el tamiz auditivo.
Foto: Shutterstock

Desde el nacimiento, la prevención es el primer paso para procurar la salud de tu bebé, por lo que es importante realizarle todos los estudios que el pediatra recomiende para llevar un control sobre su desarrollo y crecimiento. Entre esos estudios se encuentra el tamiz auditivo neonatal, un examen muy sencillo, que no duele, que es muy rápido y muy seguro. Se practica a todos los niños recién nacidos con el fin de detectar o descartar alguna lesión auditiva o hipoacusia, que es la disminución del nivel de audición e incluye desde una afección leve hasta la sordera profunda.

En los recién nacidos, las lesiones auditivas son muy difíciles de detectar. Es por ello que el doctor Ricardo Jorge Hernández-Herrera, médico pediatra, recomienda: “Lo ideal es que la prueba se practique inmediatamente después del nacimiento, preferentemente antes del egreso hospitalario del neonato o antes del primer mes de vida, con el fin de detectar o descartar cualquier tipo de lesión”.

El procedimiento dura alrededor de 20 minutos y es muy simple: se instala un micrófono en el conducto auditivo externo del bebé, el cual sirve tanto para ejercer el estímulo como para recibir la respuesta. El tamiz auditivo neonatal puede realizarse en los hospitales donde se llevó a cabo el nacimiento, con el apoyo de audiólogos u otorrinolaringólogos que dispongan de la tecnología necesaria, afirma Ricardo Jorge Hernández-Herrera.

“Es muy importante la detección temprana de alguna lesión auditiva ya que si se descubre, los médicos estarán en condiciones de realizar un diagnóstico pertinente orientado al tipo de lesión que presenta y recomendar las medidas necesarias”, explica.

Si bien es cierto que todos los bebés son candidatos a esta prueba, también lo es que hay algunos factores de riesgo de adquirir alguna lesión auditiva, por lo que es particularmente necesaria cuando:

• Nació prematuramente.

• Tuvo bajo peso al nacer (menos de 3 libras).

• Presentó asfixia al nacer o recibió oxigenoterapia.

• Existen en la familia antecedentes de malformaciones auditivas o con sordera.

• Si la madre padeció una infección como del tipo citomegalovirus (se relaciona con el virus de la varicela), rubéola, toxoplasmosis, sífilis y herpes.

Finalmente, Ricardo Hérnández-Herrera comenta: “El diagnóstico oportuno de alguna lesión por medio del tamiz auditivo neonatal permite, además de mejorar la calidad de vida del niño, llevar acciones de rehabilitación en los dos primeros años de vida, el periodo más importante del desarrollo del lenguaje. Asimismo, le brinda apoyo y asistencia a la familia en la etapa del diagnóstico y maximiza el potencial del niño para lograr su integración e inclusión en la sociedad”.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Los sueños se cristalizan con esfuerzo”

Bojorge@teleton.org.mx