Revelan fallas de coordinación tras paso de huracán Sandy

Un informe muestra la necesidad de obtener más recursos comunitarios para hacer frente a desastres naturales
Revelan fallas de coordinación tras paso de huracán Sandy
El 98% de los encuestados para el estudio afirmó que resultaron impactados por Sandy de alguna manera.
Foto: Archivo

Nueva York – Un nuevo informe pone de relieve que los esfuerzos de recuperación de la ciudad tras el paso del huracán Sandy no fueron todo lo efectivo que debían en el Loisaida, en parte debido a deficiencias en la comunicación con los residentes con conocimiento limitado del inglés y a la falta de coordinación con las organizaciones comunitarias.

El informe, publicado por el Community Development Project del Urban Justice Center, en colaboración con varios grupos comunitarios como Good Old Lower East Side (GOLES), incluye recomendaciones para crear un plan comunitario específico para hacer frente a futuros desastres.

“En los días y semanas después de Sandy, las organizaciones comunitarias de Loisaida se tuvieron que unir para rellenar los vacíos de los esfuerzos de recuperación”, dijo Damaris Reyes, presidente de GOLES. “Este reporte muestra que se necesitan más recursos, además del papel importante que pueden jugar estos grupos de vecinos en la planificación y recuperación ante desastres”.

El 98% de los encuestados para el estudio afirmó que resultaron impactados por Sandy de alguna manera, ya sea por cortes de luz, de calefacción o agua caliente. Pero el 62% de los residentes en Loisaida no recibieron ayuda del gobierno o de fuentes oficiales, con lo que se quedaron a expensas de la asistencia de vecinos y grupos comunitarios.

Muchos de ellos critican además que la falta de información en español y en otros idiomas que no fuera el inglés, impidió a varios vecinos a aprovecharse de los recursos de ayuda, especialmente los que viven en los múltiples complejos de vivienda pública que hay en el vecindario. La mayoría ni siquiera evacuaron sus apartamentos, porque no eran conscientes del peligro y de las consecuencias en los días posteriores.

Los autores del reporte reclaman al gobierno municipal que, ante próximos desastres, se asegure de que todos los avisos y notificaciones son distribuidos también en español, chino y ruso. También recomiendan que se creen puesto de liderazgo remunerados en todos los edificios y complejos, para que los que los ocupen reciban entrenamiento ante emergencias y sepan coordinar los esfuerzos para que ninguno de sus vecinos se quede atrás.